COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Cristina Galand, presidente de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica de la Patagonia Central, se rerió a la situación que atraviesan los hoteles de la ciudad. “Estos espacios de Comodoro Rivadavia y Rada Tilly, como en el resto del país, es sumamente crítica ya que fueron los primeros que cerraron sus puertas desde el día uno de decretada la cuarentena y, más allá de que luego en el mes de mayo el Decreto Provincial 383/20 autorizó la reapertura aplicando todos los protocolos sanitarios, al continuar restringida la circulación entre provincias y cortado el flujo turístico, los hoteles no alcanzan a cubrir ni un 10 por ciento de ocupación. Los únicos huéspedes que reciben son eventuales trabajadores de empresas, personal sanitario y/o personas que viajan por tratamientos médicos”.

La dirigente empresarial, en diálogo con Crónica remarcó que esta crítica situación ha llevado lamentablemente a varios alojamientos a cerrar sus puertas momentáneamente para no seguir generando gastos, sobre todo los que son emprendimientos familiares, y otros han cerrado ya denitivamente.

 Al ser consultada sobre cómo sobreviven a la pandemia los hoteles de la ciudad, Galand puntualizó que “muchos establecimientos hoteleros han tenido que recurrir a medidas extremas para poder sobrellevar el pago de sueldo, proveedores e impuestos, como reducir la jornada laboral de sus empleados, pedir préstamos a amigos y familiares, acceder al Programa de Asistencia al Trabajo (ATP), a créditos bancarios y al que otorgó la Municipalidad de Comodoro, al Fondo de Auxilio y Capacitación Turística (FACT) lanzado por el Ministerio de Turismo de la Nación”.

En este sentido, agregó que “también aliviaron un poco las exenciones impositivas municipales y se espera recibir ahora la ayuda que se establece en la recientemente promulgada Ley Nacional de Sostenimiento y Reactivación Productiva de la Actividad Turística N° 27.563 que abarca, entre otros puntos, fuertes incentivos para quienes compren anticipadamente servicios a ser brindados el año próximo a través del Plan Preventa, moratoria impositiva, un bono vacacional para familias y la extensión del Programa ATP hasta el 31 de diciembre”.

Por último, la dirigente expresó que no obstante la ayuda recibida hasta ahora, “la proyección a futuro sigue siendo incierta, sin demasiadas expectativas de mejora en el mediano plazo. Se espera que el proyecto Previaje que anunció el Gobierno Nacional reactive un poco el sector, pero es real que hasta que no se habiliten las fronteras aéreas y terrestres y se exibilicen algunas medidas, la hotelería va a seguir en picada”, concluyó.