COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - “Churrinche” es un programa de radio que se emite desde una FM de Rada Tilly y se replica en otras frecuencias de la provincia, entre ellas Radio Nacional, a partir de este año. Pero cuando sus conductores no están al aire, el ciclo también se convierte en otras actividades. Por ejemplo, en diciembre fue el marco de “El Silencio también cuenta”, una actividad que se realizó en Punta del Marqués y que invitó a un grupo de niños a escuchar el sonido natural del espacio. Y ya este año, en pleno verano, el ciclo le dio forma a una actividad que invitó a enseñarles a los chicos a fabricar sus propios autitos de madera.

“Churrinche, música y palabras para la(s) infancia(s)” es eso y mucho más, gracias al espíritu inquieto del profesor de música Marcos Vilches y la educadora Veyi Bianco, quienes hace tres años decidieron hacer un programa de radio donde los niños son los protagonistas.

Este jueves a las 12:00 horas, el ciclo comenzará su tercera temporada por Gen Radio 96.9 MHZ, replicándose en Lu4 y Radio Nacional, y Piedra Voces de Esquel, algo que los llena de alegría.

“Es nuestra tercera temporada. Estamos contentos, empezamos en 2019 y en 2020 por la pandemia fue medio irregular, pero este año nos preparamos con todo”, dice Veyi a ADNSUR.

Como su nombre lo dice, el ciclo se centra en escritos y canciones, música latinoamericana que invita a conocer otras raíces y enriquecerse con otra cultura. Pero en tiempos de pandemia, como no pudo escapar a lo que sucedía a nivel mundial, sus conductores idearon alternativas que le dieron continuidad a la idea poética del programa. 

“Armamos unos ciclos que se llamaban arrullos, que eran arrullos, nanas, canciones de cuna de todo el continente. Hubo cantoras de Perú, Colombia, Uruguay y Ecuador que nos mostraron cómo era el arrullo en su país y todo lo que implica los sonidos de la primera infancia porque esto tiene que ver mucho con la cuestión maternal”, dice Marcos. “Ese ciclo lo hicimos en pandemia, desde septiembre a noviembre, durante dos jueves del mes. Hacíamos videos en vivo a través del canal de Youtube y en simultáneo dialogamos con las cantoras, con la participación del público”, agregó.

Marcos cuenta que a través de otros pudieron conocer cómo son las canciones de cuna de otros países, una experiencia inigualable que se puede encontrar en la plataforma de “Mecha Lenta Cultural”; un Centro Cultural de Trelew que se encargó de la parte técnica del ciclo.

Este año apuntan a recuperar la cotidianidad del programa, con música y escritos de diferentes autores que se pueden volver a escuchar en Spotify.

Los educadores de Rada Tilly que enseñan jugando a través de la radio

Pero qué es lo que los motiva a realizar estas actividades sin fines de lucro, y ad honorem. Veyi responde con seguridad. “Queremos que participen los chicos, que nos oigan movidos también por sus padres que escuchan la radio, para sacarlos también de tanta pantalla. Tenemos muchos oyentes chicos, pero también muchos oyentes grandes que oyen la música que elige Marcos, que es una maravilla, y los textos que elijo yo, y todo eso se va compaginando, pero el programa es especialmente dedicado a los chicos, y también a los maestros para que tengan un material de uso”.

En esta aventura, Veyi y Marcos cuentan que no están solos, el programa tiene seguidores de todas partes de Latinoamérica, y por supuesto también de los alrededores. “Han colaborado muchas escuelas con nosotros, de Comodoro, Rada Tilly, Madryn, Piedrabuena. Nos han mandado textos para los chicos. Además hay una sección que se llama Otras Voces, donde interviene gente que hace canciones para chicos en el país, pero también en México, Perú, Colombia. La verdad es que el programa se ha extendido a un montón de raíces que van por debajo, despacito. Pareciera que las músicas y palabras adecuadas para los chicos era un hueco que no estaba lleno”, reflexiona esta mujer que quiere que los chicos escuchen, aprendan y salgan de la pantalla, uno de los desafíos de este nuevo siglo.