ESCOCIA (ADNSUR)- Un equipo de científicos que participó de la clonación de la oveja Dolly, realizada en 1996, anunció que está trabajando en un tratamiento celular contra el coronavirus. El mismo podría estar listo en julio.

Los investigadores trabajan desde Escocia usando células inmunes procedentes de voluntarios jóvenes y sanos para desarrollar un tratamiento que neutralice al virus, según informó TN.

Este sábado, la prensa británica anunció que el equipo de científicos ya está en contacto con el Gobierno de Reino Unido y que podrían incorporar este procedimiento al sistema de salud británico (NHS) en julio. Los investigadores forman parte de la empresa TC Biopharm, fundada en Edimburgo por Angela Scott, miembro del equipo que clonó a Dolly.

Brian Kelly, asesor médico estratégico de la empresa, afirmó en diálogo con el Daily Telegraph que “uno de los principales desafíos de la lucha contra la infección viral es desarrollar algo que ataque a las células infectadas y no a las células normales”.

En esta línea, el experto explicó: “La solución que se nos ocurrió fue mirar las defensas naturales del cuerpo a la infección viral", y remarcó que existe un subconjunto muy pequeño de células T gamma delta que son la primera línea de defensa en la infección viral.

“Cuando las células del donante detectan un virus, comienzan a destruirlo mientras que también lo señalan al resto del sistema inmunológico como una intrusión alienígena que requiere ser erradicada”, señaló el investigador, quien también explicó que las células T del donante difieren de las células inmunes normales, ya que no identifican a los invasores en el cuerpo basándose en las protuberancias en la superficie de las células, sino detectando el metabolismo inusual de los virus.

En el caso de los pacientes que lograron recuperarse de una infección viral, se amplió su propio sistema inmunológico y eso "persiste después para evitar que se infecten de nuevo", detalló Kelly. Además, el científico comentó que, incluso si el virus mutara y volviera a infectar al paciente, con este enfoque la transfusión podría repetirse y seguiría funcionando.