CÓRDOBA - Las lluvias que se desataron en distintos puntos de las Sierras y la provincia de Córdoba entre la tarde y la noche del lunes ayudaron al trabajo incesante de los bomberos, que durante toda la jornada combatieron las llamas en la zona de Los Cocos, Capilla del Monte y en otras localidades.

Con las precipitaciones, ya no quedan focos activos y los efectivos centrarán sus tareas en evitar que se produzcan reinicios, en una jornada donde se anticipan más precipitaciones y una máxima en torno a los 15 grados.

Así lo confirmó el secretario de Gestión de Riesgo Climático, Claudio Vignetta. “Estamos sin focos activos este martes. Vamos a seguir trabajado, especialmente en Capilla del Monte. La humedad ha venido muy bien pero tenemos que cuidar que no haya reinicios”, dijo a Cadena 3.

Vignetta indicó que en horas de la mañana se resolvería la situación de las 33 personas del barrio Las Gemelas que debieron ser trasladadas al gimnasio municipal a raíz del intenso humo en la zona donde se ubicaban sus viviendas.

“Todavía estaban en el gimnasio municipal esperando el visto bueno de Bomberos para retornar”, precisó. También se refirió a la dramática situación que se vivió en la Aerosilla de Los Cocos, que estuvo amenazada por las llamas.

“El fuego se posicionó sobre el límite, llegó hasta el mismo cerro de la Aerosilla, se hizo un excelente trabajo. Caminó por la zona oeste, por la ladera de la montaña y llegó hasta Capilla del Monte con vientos de 70 km. Si no llovía, a era muy difícil pararlo”, cerró.