El año pasado, miles de vecinos que no tienen acceso a la red de gas se vieron afectados por la suspensión de la venta de garrafas en Surgas, ante un paro de trabajadores de la industria que paralizó la actividad.