Linares recordó que como primera medida para mostrar su claro interés en regularizar la situación de los becados, “aumentamos el mínimo que reciben de aportes desde 1.500 a 3.000 pesos y ya se pagó los primeros días de este mes”.

Dijo que “asumí esta situación con total responsabilidad, teniendo en cuenta el orden que tiene el Municipio en sus cuentas, que siempre fueron claras y ordenadas. Por esa razón, le pedí a Marcelo Rey y a Diego Touriñán, que avancen en un informe individual por cada uno de los becados, en forma individual”.

“Se está estudiando caso por caso, teniendo en cuenta cuál es su antigüedad, y de allí, vamos a ir pasándolos a contrato y después a la planta del municipio, bajo la evaluación que tenemos que tener porque nos encontramos con muchos becados que nunca fueron a trabajar al municipio”, aseguró.