COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) -  La ley de Teletrabajo N° 27.555 - que entró en vigencia el pasado 1° de abril - modifica la ley de Contrato de Trabajo para regular los derechos y obligaciones de las partes en la relación laboral que se desarrolla a distancia.

En diálogo con ADNSUR,  Guillermo Zamora, abogado especializado en Derecho Informático, explicó de qué sé trata esta nueva ley para quienes trabajan desde sus casas y que surgió en el marco de la pandemia por coronavirus.  "Ya comenzó a regir. La ley fue dictada hace cuatro o cinco meses, y le dieron un plazo para comenzar a regir efectivamente desde ahora y tomando los meses previos como prueba", aclaró.

 

 

E indicó que recibió "críticas" sobre la ley porque "si bien se llama la ley de fomento del teletrabajo, no fomenta mucho y no entusiasma mucho su implementación. Me parece que se ha perdido la oportunidad de tener una ley acorde a lo que estamos viviendo".

La ley contempla a quienes no desempeñan tareas en un espacio de la empresa , sino que en "total o de forma parcial" mediante la utilización de elementos de tecnología y comunicación trabajan desde su casa.

 

El abogado indicó que alcanza a los trabajadores que se encontraban desarrollando tareas de forma presencial y que llegan a un acuerdo de desarrollar esas tareas desde su casa o a empleados nuevos que directamente comienzan trabajan desde su casa.  "Es un acuerdo entre empleador y empleado. No es obligatorio. Tiene que haber razones fundadas como la pandemia", explicó. 

Y en este marco, recomendó firmar un acuerdo para esa nueva relación laboral a fin de que queden todos los puntos claros de las formas de trabajo. 

El empleador, según precisó,  tiene muchos deberes que cumplir: brindar insumos, el servicio de internet, el servicio de luz,  silla ergonómica, y un  lugar adecuado para que el empleado pueda desarrollar su trabajo. "Toda una serie mayor de beneficios y gastos, que algunos empleadores dicen que no pueden solventar", explicó sobre las críticas que recibió la ley.

Asimismo, explicó que surgen distintos puntos que generan grises, como por ejemplo  que el empleado puede volver a trabajar en el espacio físico de la empresa  pero que pueda reclamar por los beneficios adquiridos -pago de internet o de servicios, así como el uso de los beneficios en horario no laborales, como uso de internet o de la computadora en caso de que sea provisto por la empresa.

El profesional indicó que hay cuestiones que no se contemplan, como los empleados con hijos en la casa, y el teletrabajo. Manifestó que se necesita  "una ley acorde a los tiempos y a las necesidades" que no contemple una jornada por horas como en la oficina sino por objetivos.  

"Los sindicatos hicieron mucha fuerza para que se mantengan los horarios de trabajo, pero quizás deberían ser más flexibles y entender los contextos; las leyes no son buenas o malas, el problema siempre es la gente", opinó ya que a veces hay gente que no cumple de buena fe los acuerdos.