El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, anunció este miércoles un "mes de acción" para incentivar a que más ciudadanos estadounidenses se vacunen contra el coronavirus antes de las vacaciones del 4 de julio. No solo está presionada para que use su gran excedente de inmunizantes -que lo llevó a donar 80 millones de dosis a otros países-, sino que quiere "volver a la normalidad" este verano, teniendo en cuenta que quienes se vacunan no están obligados a usar tapabocas.

Los extremos a los que Estados Unidos está recurriendo para convencer a los estadounidenses de que se vacunen para salvar vidas contrastan con la mayor parte del mundo, donde las vacunas son mucho menos abundantes.

Dentro del plan de Biden se contemplan estrategias de marketing y premios que empezarán a correr a principios del verano -julio en el hemisferio norte- y que van desde cerveza gratis y servicios de guardería para niños hasta entradas a eventos deportivos.

Les sobran vacunas anticovid y regalan cerveza para que la gente vaya a recibir una dosis

Es objetivo es conseguir que el 70% de los adultos estén parcialmente vacunados para el Día de la Independencia, algo esencial para su plan de devolver a la Nación a una sensación de normalidad anterior a la pandemia.

"Estamos considerando junio como un mes crítico en nuestro camino hacia la normalidad y como un mes crítico para continuar el progreso que estamos haciendo en nuestra campaña de vacunación", dijo a la AP Courtney Rowe, la directora de comunicaciones estratégicas y compromiso del equipo de respuesta COVID-19 de la Casa Blanca. 

🎉Incentivos de todos los colores

Anheuser-Busch anunció el miércoles por la mañana un regalo promocional, diciendo que "invitaría a los estadounidenses mayores de 21 años a una ronda de cerveza" una vez que se alcance el objetivo de Biden del 70%.

Además, la Casa Blanca se está asociando con centros de atención a la primera infancia como KinderCare, Learning Care Group, Bright Horizons y más de 500 YMCA para ofrecer cobertura gratuita de cuidado de niños a los estadounidenses que busquen vacunas o necesiten ayuda mientras se recuperan de los efectos secundarios.

Un centro de vacunación contra el coronavirus en Nueva York Foto: AFP
Un centro de vacunación contra el coronavirus en Nueva York Foto: AFP

Son los últimos incentivos a las vacunas, que se suman a otros regalos, como entradas deportivas o permisos de ausencia laboral pagos, para mantener el ritmo de las vacunaciones.

"El hecho es que, a pesar de todos los avances, quienes no están vacunados siguen corriendo el riesgo de enfermar gravemente o morir, o de contagiar la enfermedad a otras personas", afirma Rowe.

Con el objetivo de que las inyecciones sean aún más cómodas, Biden anunció que muchas farmacias ampliarán su horario este mes, y que miles de ellas permanecerán abiertas los viernes por la noche.

La Casa Blanca también está intensificando sus esfuerzos para ayudar a los empleadores a organizar clínicas de vacunación en los lugares de trabajo.

Hasta la fecha, el 62,8% de la población estadounidense adulta ha recibido al menos una dosis de la vacuna COVID-19 y 133,6 millones están totalmente vacunados.

El ritmo de nuevas vacunaciones ha vuelto a disminuir hasta una media inferior a 600.000 al día, por debajo de las más de 800.000 diarias cuando se anunciaron incentivos como la lotería, y por debajo de un pico de casi 2 millones al día a principios de abril, cuando la demanda de vacunas era mucho mayor.

Con información de AP