CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Un sacerdote de una iglesia se negó a tomarle la comunión a un chico con autismo al argumentar que, debido a su condición, no puede distinguir lo bueno de lo malo. Ocurrió en Nueva Jersey (EEUU).

Anthony LaCugna, un nene de ocho años, no pudo cumplir con su sueño de recibir el sacramento y sus papás decidieron armar una campaña en redes sociales para dar a conocer el indignante episodio. 

El padre del nene, Jimmy LaCugna, escribió en su página de Facebook que el sacerdote John Bambrick le comunicó que "Anthony no sería capaz de hacer su comunión este año por no poder distinguir lo correcto de lo incorrecto, debido a su discapacidad".

"Es muy difícil y molesto de comprender cuando todos somos creados por Dios y ahora nuestro hijo es rechazado por la fe católica debido a su incapacidad de comunicarse", añadió el papá del nene y consideró que el acto resulta "vergonzoso y desalentador contra un chico que tiene una discapacidad y ni siquiera sería capaz de cometer un pecado, porque es uno de los pequeños más dulces e inocentes".

Según publicó La Nación, tras la ola de indignación que provocó la noticia, la Iglesia pareció reconsiderar su posición, aunque no hizo mención específica a la situación de Anthony. "Desde el lunes, hemos estado investigando cómo podemos ayudar mejor a los discapacitados más profundos de una mejor manera", detalló un comunicado. 

La mamá del nene contó al medio ABC7 que lo único que anhela es que su hijo "sea tratado como todos los demás. Independientemente de si es a través de la Iglesia, de la escuela o de la sociedad, Anthony tiene que tener los mismos derechos que todos", consideró .