SANTA FE (ADNSUR) - Emiliano Ivaldi tiene 29 años y recientemente logró superar el coronavirus. Con el objetivo de ayudar a otros pacientes, se presentó en el hospital Eva Perón, en Granadero Baigorria, en Santa Fe, para donar plasma, pero fue discriminado y rechazado, por ser gay.

“Diez años donando sangre hasta tres veces por año, y que hoy me tenga que encontrar con la misma situación que viví en 2011, realmente me destrozó”, reconoció el joven en un video que publicó en sus redes sociales.

A post shared by Emi Ivaldi (@emilianoivaldi)

En diálogo con TN, contó que después de ese rechazo, caminó por un pasillo largo, “llorando en silencio”, y al llegar a su auto, llamó a su mamá para buscar consuelo. Luego, se comunicó con la coordinadora de campañas de colecta de sangre de la zona para consultarle qué fundamento tenía el criterio discriminatorio que había esgrimido ese médico. La mujer le dijo que no podía rechazarlo por eso.

Emiliano sabe exactamente cuáles son los requisitos de un donante de sangre, por eso, no le extrañó que un médico le hiciera una entrevista, ni el pedido para que completara un formulario. Sin embargo, en el mismo había una pregunta estigmatizante, que en nuestro país fue retirada en 2015: “¿En el último año, mantuviste relaciones sexuales con un hombre?”.

El joven ya le había dicho al médico que era homosexual. Y, ante esta consulta, le respondió: “Sí, hace 4 años que estoy de novio, es mi pareja estable”.

Según contó Emiliano, la postura del profesional cambió, se sentó como cuando tienen que explicar algo que no es agradable. Y así, rechazó su ofrecimiento de donar plasma por esta razón. Tras esta pregunta, no continuó con el cuestionario.

“Yo intenté defender mi postura del lado de que soy un donante habitual”, explicó. Además, reconoció que cuando se infectó de COVID-19 lo primero que dijo fue: “Me recupero y dono plasma”.