CAPITAL FEDERAL - La Biblioteca Nacional de Medicina ​publicó un informe que revela que a una mujer de 27 años, que había llegado al hospital con tos, fiebre y una mucosidad espesa persistente desde hacía seis meses y a la que le habían recetado antibióticos y tratamiento antituberculoso que no tuvieron ningún efecto, finalmente una radiografía de tórax permitió descubrir que tenía un preservativo en un pulmón.

A la mujer, que es maestra de escuela, los análisis de tuberculosis le resultaron negativo, pero una radiografía de su pecho reveló una lesión en el lóbulo superior derecho de sus pulmones.

La lesión parecía tener "una estructura en forma de bolsa invertida asentada en el bronquio", indicaron los especialistas, que tras una intervención quirúrgica extrajeron la misteriosa "bolsa". Aunque la mayor parte de la misma fue destruida por el proceso, se pudo identificar que era un preservativo.

Tras la sorpresa, los médicos debieron indagar a la pareja a fin de realizar el informe y descubrir que había ocurrido. "Retrospectivamente, tanto el esposo como la esposa aceptaron haberse sometido a una felación", escribió el equipo en su informe, y agregó que "podían recordar que el condón se había aflojado durante el acto, y en ese momento, la señora también había experimentado un episodio de estornudos o tos"

Por qué se demoró el diagnóstico

1) Creen que es poco probable que el condón en sí mismo causase una lesión pulmonar directamente "debido a su consistencia blanda, elástica y gomosa", pero la obstrucción podría haber provocado la acumulación de secreciones, así como infecciones. Sin embargo, la forma en que el condón se agitaba dentro de su pulmón durante la respiración y la tos probablemente eliminó algunas secreciones, lo que provocó el retraso de los síntomas que el personal médico podría ver.

2) El equipo escribe que la pareja pudo haber dudado en revelar lo que había sucedido por vergüenza, o no relacionó la inhalación de un condón con el desarrollo posterior de tos.

3) Dada la edad del paciente, el equipo no consideró la inhalación de un cuerpo extraño como una posible explicación desde el principio.

La Biblioteca Nacional de Medicina -donde se presentó el estudio-, es la biblioteca de medicina más grande del mundo, una fuente de información médica y servicios de investigación en biomedicina y atención médica, y no tiene registrado un caso similar.

Con información de Clarín