CAPITAL FEDERAL - La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) informaron este viernes que las ventas por Navidad de los comercios minoristas cayeron 10,1% en comparación con la misma fecha de 2019.

Hubo bajas de ventas en todos los rubros, dice el informe de la entidad empresaria e indica que además, artículos como indumentaria, calzados, bijouterie, joyería, ropa deportiva, textil blanco o jugueterías, se vieron muy perjudicados por el comercio ilegal en la mayoría de las ciudades medianas y grandes del país, notándose sobre todo en CABA y el Conurbano, donde se desataron "batallas campales" entre manteros y comerciantes.

"Nunca se habían visto tantos manteros, vendedores por redes, y saladas y saladitas del país con tanta gente como en esta festividad", se quejó la CAME al dar a conocer las mediciones realizadas entre el 19 y 24 de diciembre en 1.500 comercios pequeños y medianos del país.

Este año se comenzó el relevamiento antes de lo habitual porque las ventas se iniciaron ya el 18 de diciembre, debido a las precauciones que tomaron muchas familias de no ir en los momentos de mayor circulación de gente en las calles.

La caída en las ventas, además de responder a la explosión del comercio informal, ocurre por las reuniones menos numerosas y la falta de ingresos en los hogares, señaló la entidad empresaria.

 Según los últimos datos del INDEC, el ingreso per cápita familiar esta 13% abajo del año pasado, a precios constantes.

El 63% de los negocios relevados tuvo descenso de ventas, pero al mismo tiempo el 51% tuvo faltantes y señaló que, si hubieran tenido más mercadería, podrían haber vendido más.  Un dato que también explica el impacto de la crisis por el coronavirus es que el 53% de los comercios vendieron menos de lo esperado.

 El ticket promedio, según los negocios encuestados, se ubicó este año en $1.800, un 39,9% arriba de 2019 ($1.283), que a precios constantes implica un incremento de 2,8%.

 Por rubros, la mejor performance la tuvo Alimentos y bebidas, donde si bien la tasa de variación promedio anual que informaron los comercios fue -5,3%, no bajó tanto como el resto.

En Juguetes y rodados, un clásico de esta festividad, la tasa de variación promedio informada por las tiendas fue de -9,8% anual.

En Electrodomésticos y artículos electrónicos, donde las operaciones retrocedieron 12,8% anual, siempre según la tasa de variación, se notó la caída del poder adquisitivo familiar, la falta de límites en las tarjetas de crédito, la resistencia a tomar muchas cuotas sin interés y el mayor control de gastos.

Además de los faltantes de mercadería, en muchos locales comentaron que también se complicó el abastecimiento por problemas en la cadena de pago: si antes se podía pagar con cheques a 90 o 120 días, ahora los desembolsos debieron realizarse con transferencia bancaria inmediatas.

Fuente: El Tribuno