RAWSON (ADNSUR) - Empresarios inmobiliarios y representantes del sector estuvieron en la Legislatura manifestando su preocupación por la ley aprobada por los diputados y promulgada por el Gobierno provicial, que fija el techo del 4% en el cobro de comisiones en los contratos de alquileres para vivienda única. Pidieron que se modifique la ley y dejaron propuestas.

La ley impulsada por el diputado del FPV, José María Grazzini, y con un aporte importante de Jerónimo García de Chubut Somos Todos, «golpeó» y «afectó» al sector inmobiliario. Por estos motivos, el empresario inmobiliario Angel Parapugna y otros representates de Puerto Madryn acudieron a la Legislatura para dialogar con el presidente del bloque dasnevista, sugiriendo algunos cambios.

La norma sancionada establece que los corredores inmobiliarios «tienen prohibido cobrar comisiones superiores al 4% del monto total del contrato de locación que involucre a un inmueble con destino a vivienda única familiar», el que se dividirá «en un 50% correspondiente al inquilino», mientras que el otro 50% «será costeado por el locador».

En diálogo con diario El Chubut, Jerónimo García explicó que uno de los planteos que le hicieron desde el sector fue que «los propietarios comenzaron a subir el precio de los alquileres» y esto generó un efecto directo en las inmobiliarias, «debido a que afrontan una dificultad mayor a la hora del ofrecimiento».

En este contexto, especularon con «modificar la ley» y entre las propuestas habrían sugerido «bajar las comisiones del 4% al 3,7%», prefiriendo resignar dinero pero «facilitando el mecanismo para alquilar los inmuebles».

«Fue una discusión racional», aseguró García, aunque advirtió que reducir del 4% al 3,7% «no es sufciente». Recordó que modificar una ley «no es fácil» y ratificó que sólo se abrirá el debate «en caso de que los intereses de los ciudadanos y de las personas de menores recursos no se ven afectados» porque esta ley «es en beneficio de aquellas familias que tienen dificultades para alquilar por todos los pagos previos que deben efecturse».

Les dejó en claro a los empresarios que «deberán dialogar con el FPV», principalmente porque «tienen mayoría». Reconoció que el sector inmobiliario «está preocupado» porque es un problema «que los afecta en gran medida».