COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La ministra de Educación de Chubut, Florencia Perata, participó el jueves de la 97ª Asamblea del Consejo Federal de Educación (CFE), donde las 24 jurisdicciones aprobaron por unanimidad el protocolo para el regreso a las aulas.

La ministra Perata sostuvo que el protocolo establece todas “las medidas necesarias para organizar un regreso seguro y demandará un intenso trabajo y muy articulado entre varios sectores del Gobierno provincial y para eso ya hemos comenzado a mantener reuniones".

Este viernes, explicó que se acordó "un convenio marco a nivel nacional que incluye el uso de tapabocas obligatorio (no se aplicará para jardines de infantes) y no más de 15 alumnos por aula con distanciamiento de 2 mts". Además, aclaró que no será necesario tomar la fiebre a los estudiantes. 

Asimismo, Perata dijo que "Nación enviará partidas especiales para limpieza y para reparaciones en las escuelas", ya que el protocolo prevé exigir a los establecimientos educativos una readecuación previa de las instalaciones y de capacitación de todo el personal. Así, deberán asegurar acceso a agua potable, jabón, toallas de papel descartables, alcohol en gel o líquido al 70°, en todas las instalaciones.

El uso del barbijo será obligatorio.
El uso del barbijo será obligatorio.

La ministra aclaró en diálogo con Cadena Tiempo que el regreso se llevará a cabo e manera escalonada, es decir, que la "preocupación tiene que ver con quienes están terminando los ciclos, comenzar por el secundario y los últimos años del primario".

Con respecto a cuándo podrían comenzar las clases presenciales, consideró que "en la Patagonia y en Chubut se piensa más un escenario de volver a septiembre, no en agosto, por las bajas temperaturas".

Por último, se refirió a la posibilidad de que los alumnos repiten de año y en este sentido dijo: "No coincido, creo que se pueden reajustar los contenidos, vamos a tener que adecuar el cronograma clásico y quizás se pueda terminar de evaluar los contenidos el próximo año, depende de los niveles educativos y se evaluarán los saberes prioritarios".

Otro de los grandes desafíos que plantea la vuelta a clases es el uso del transporte público. Cada distrito deberá desarrollar un plan de transporte que garantice una mayor frecuencia de colectivos para evitar las aglomeraciones en la hora pico.

Sin embargo, la nueva normalidad en la que ingresará el sistema educativo también plantea que aquellos docentes o alumnos que presenten patologías previas o de base puedan continuar con sus tareas de manera virtual. Mientras que en caso de registrarse un caso positivo de Covid-19 o ante la sospecha de uno, se suspenderán las clases por un día para realizar desinfección exhaustiva del establecimiento.

Tampoco se podrán realizar eventos o reuniones dentro de los colegios.