ESQUEL (ADNSUR) -  El Viejo expreso Patagónico, La Trochita, es emblema no sólo para la ciudad de Esquel sino también para toda la zona, y un atractivo turístico de la provincia. Un 25 de mayo de 1945, la locomotora de "trocha angosta" llegaba a la Estación Esquel, atravesando por primera vez la extensa estepa patagónica. En 1998 fue declarada Monumento Histórico Nacional, máximo galardón que puede recibir un bien patrimonial en la Argentina. Este tren turístico a vapor, en estado original y en funcionamiento, es considerado el más austral del mundo.

Luego de varios años de trazado y tendido de vías, La Trochita llegó a la Patagonia con sus máquinas Baldwin y Henschel y vagones fabricados hacia 1922.

El viaje inaugural que la llevó hasta Esquel demandó 14 horas, en las que recorrió los 402 km que separaban su destino de la cabecera norte de la línea, ubicada en Ingeniero Jacobacci, en la provincia de Río Negro.

La idea original era facilitar el tráfico de carga y pasajeros entre pequeñas aldeas como El Maitén, Leleque y Ñorquinco, con puestos de estancias ovejeras, y facilitar el trasbordo de la carga en Jacobacci, ya que por allí pasaba la red del Ferrocarril Roca que conectaba con Viedma y los puertos de Bahía Blanca y San Antonio Oeste, hasta llegar a Buenos Aires.

La Trochita, denominada así por su trocha angosta de apenas 75 centímetros, no sólo forma parte del patrimonio cultural de todos los argentinos, es también una herencia compartida con muchos turistas que anualmente hacen su recorrido por los diferentes escenarios de la Patagonia, reseña Télam.