CERRO RADAL (ADNSUR) -  Los incendios forestales en la Comarca Andina en Chubut dejaron con lo puesto a cientos de familias.  El bosque, la naturaleza y el hogar construido desaparecieron bajo las llamas y ante la mirada perdida de quienes no podían creer lo que sucedía ante sus ojos. Las lágrimas y los gritos desgarradores se volvieron virales. Las historias de esas familias no. Por eso, Gretel Eliana Reguilló decidió contar en su red social Facebook cómo fue quedarse sin bienes materiales pero sobre todo, sin recuerdos.

Junto a una serie de fotos, con su "compañero" Facundo" , sus hijos "mis pipis",  sus mascotas y de  todos aquellos  recuerdos de su "casita" de madera ubicada en Cerro Radal. 

“Acá vivía yo. Cada día salía de casa y agradecía el bosque, el aroma de la tierra húmeda, el canto de los pájaros, los mates en la escalerita de la casita... acá fuimos felices muchas personas! La casita acogió a mucha gente hermosa y estaba llena de recuerdos y risas y llantos e intensidades. Tenía unas ventanas hermosas por donde entraba el sol y las gatas cuando las corrían los perros vecinos. Tenía mucha madera, tenía alma. Tenía todas las cosas de una vida armada paso a paso, recuerdos, fotos, libros, pelis, juegos, juguetes preferidos de mis pipis, sus cuadernos, su historia, sus dibujos, ropa, comida, amor a montones”, relató con tristeza.

Grertel reconoció que tenía “Toda, PERO TODA la vida que había construido estaba ahí” e incluso nuevos proyectos en los que ya se encontraba trabajando.  Sin embargo, el incendio desatado en distintas localidades de la cordillera la dejaron sin nada.

Gretel Eliana Reguiló

“Tenía. Ya no tengo más. A alguien se le ocurrió que estaba bien arrasar con todo sin importarle nada. Y hoy eso. No tengo nada. De nada. Ni mis mascotas. Con mucho dolor suelto mi casita templo de Radal, y toda la belleza natural que la rodeaba. Estamos en pampa y la vía, nos quedamos sin nada”.

Sin embargo, pese a la situación, Gretel dejó un mensaje más que esperanzador y fortalecer para una familia que buscará renacer de las cenizas. “El 15/3 cumplo 36 años. Es una gran manera de arrancarlos. Completamente despojada de todo, empezando de cero. Gracias casita por acogerme así, gracias radal por tu grandeza".