"En la tapicería inicié por necesidad a los 11 años. Herede todo de mí papá y mis hermanos", comenzó su relato Stella, de la tapicería Nuevo Venus, y recordó que a los 16 años comenzó a trabajar en distintos talleres, "y así fue como me hice... Acá llevó 36 años, en este lugar".

El local, ubicado en Alem casi Sarmiento, es un clásico en Comodoro. Stella Balbuena, su dueña valoró que "es un oficio muy simple y muy lindo porque nunca te quedas sin trabajar, porque con un martillo y una tijera podés hacer cualquier cosa". 

Aunque señaló que que "para crecer ya después necesitas máquinas y un compresor", reconoce que "es un oficio para el que quiera aprender y tenga ganas de hacerlo"

Actualmente trabaja con empleados y su sobrina. Pero su hijo también heredó el mismo oficio y tiene su propio taller de tapicería en Rada Tilly. 

Si bien la pandemia por Covid-19 afectó a una gran cantidad de rubros. Stella reconoce que “en la pandemia trabajamos, no paramos nunca. Al contrario, teníamos más trabajo”, porque comprar sillones nuevos es sin dudas todo impacto para la economía familiar, mientras que renovar su relleno y tapizado es una muy buena opción.

La dueña destacó el trabajo artesanal que realizan, con materias de  primera calidad, sosteniendo que “el que quiere un trabajo fino viene acá”.

“Yo trabajo para todos los negocios importantes de Comodoro y también para la señora de acá lado y para el que vive en el cerro. Yo trabajo para todo el mundo”, concluyó.

"Con un martillo y una tijera no necesitas otra cosa", dijo la dueña del local con más de 30 años en Comodoro.
"Con un martillo y una tijera no necesitas otra cosa", dijo la dueña del local con más de 30 años en Comodoro.
¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!