BUENOS AIRES (ADNSUR) - Este sábado, el comandante de la Fuerza Aeroespacial del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán, el general Amir Ali Hajizadeh, asumió la responsabilidad del ataque al avión de pasajeros ucraniano que se estrelló esta semana con 176 personas a bordo.

El militar explicó que confundieron a la aeronave con un misil crucero, "un objetivo hostil" y que enviaron una advertencia previa a la aeronave, pero que no recibieron respuesta.

"No recibimos respuesta en los siguientes diez segundos, por lo que decidimos derribarlo", señaló en una conferencia que brindó.

En sus declaraciones, indicó que se trató de "un misil de corto alcance que explotó al lado del avión. Es la razón por la que el avión continuó" volando durante un momento, antes de precisar que el Boeing 737 "explotó cuando tocó el suelo".

Además explicó que había intentado convencer a las autoridades para que declararan una zona de exclusión aérea antes del inicio de las hostilidad, pero su pedido no fue escuchado.

"Ojalá me hubiera muerto yo y que este incidente no hubiera ocurrido. Desde el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán aceptamos toda la responsabilidad y estoy dispuesto a ejecutar cualquier decisión que adopte el estamento. Nos hemos sacrificado por el pueblo durante toda una vida, pero ahora es momento de abochornarnos ante Dios y comparecer delante de las cámaras para explicar la situación", sentenció.