Un grupo de científicos de la Facultad de Medicina Duke-NUS y del Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas de Singapur llevaron adelante una investigación que los llevó a pensar que desarrollar una vacuna contra todos los coronavirus y sus variantes es posible.

En el trabajo analizaron casos de sobrevivientes del SARS de 2003 vacunados con la vacuna de ARNm de Pfizer-BioNTech y descubrieron que produjeron anticuerpos funcionales muy potentes, capaces de neutralizar no sólo todas las variantes preocupantes del SARS-CoV-2, sino también otros coronavirus animales que tienen el potencial de causar una infección humana.

En ese sentido, se debe recordar que el SARS-CoV-2 comparte una identidad de secuencia genómica general de aproximadamente el 80% con el SARS-CoV (denominado SARS-CoV-1 para evitar confusiones).

De este forma, concluyeron que una sola vacuna cubriría no sólo el SARS-CoV-2 y sus variantes conocidas, sino también las futuras variantes con potencial conocido de causar enfermedades humanas graves en el futuro.