En 2003, Elsa Guevara (45), mientras completaba unos trámites que había ido a realizar a la cordillera de Chubut, decidió hacer una pasantía en Patagonia Wines. Por ese entonces el viñedo, plantado en 1998, era el primer proyecto vitivinícola de Chubut y estaba en su primera etapa, tanto que su plantación estaba en formación.

Para Elsa, era su primer acercamiento para tratar de saber un poco más sobre la producción de vinos. Sin embargo, nunca más se fue, y hace un año y medio se convirtió en la gerenta de lo que fue la primera bodega de vinos de la provincia, aquella que en 2011 llegó a producir 70 mil litros de vino.

Pasaron 18 años de aquel 2003, Patagonia Wines, ubicada a 18 kilómetros de El Bolsón, en el corazón de El Hoyo, ya es una bodega consolidada y pasa por su segunda generación. Es que el último año la empresa cambió de dueños, luego que Bernardo Weinert, su fundador, y quien guió a Elsa en el camino de los vinos, decidió vender. 

La pyme fue adquirida por dos socios - uno bonaerense, otro de Río Negro - que decidieron relanzar la marca, apostando a los vinos de Chubut, provincia que hoy cuenta con proyectos en la cordillera, la meseta central y la costa.

Por supuesto, Elsa está entusiasmada con esta nueva etapa que la tiene al frente del proyecto. Sin embargo, no se olvida del pasado, tal como admite en diálogo con ADNSUR. 

“Nunca me olvido de cómo empezó todo, porque es muy loco lo que pasó, nunca en mi vida me hubiera imaginado que iba a estar vinculada a viñedos y mucho menos que iba a tener a cargo un emprendimiento tan importante como Patagonia Wines. Tampoco que iba a tener el disfrute de las elaboraciones, la vendimia, jugar con los cortes de los vinos, la crianza en barricas, para mi era impensado, pero fue súper interesante porque yo estaba más vinculada a la actividad ganadera por mi familia materna que tenía una estancia en Santa Cruz. Yo no sabía nada de vendimia, ni nada de eso y me empecé a enganchar por la relación con Bernardo, un pionero con mucha actitud positiva, él me empezó a inspirar curiosidad y empecé a tener más afinidad y fui creciendo en la formación junto con Patagonia Wines”.

La primera bodega de vinos de Chubut que hoy es gerenciada por una comodorense

Elsa, quien nació en Puerto Deseado pero creció en Comodoro Rivadavia, e incluso fue una de las tantas comodorenses que estudió en la Escuela Argentino Germana, asegura que la pasantía de formación de plantas fue la puerta de entrada a un mundo nuevo, y una vez que terminó esa práctica continuó realizando otro tipo de trabajos administrativos en la empresa. 

Así, poco a poco fue aprendiendo y creciendo, hasta que el año pasado, una vez que Bernardo quiso vender, cansado de las heladas y los incendios que afectaron la zona desde 2010, la nueva administración le propuso ser la gerente de Wines y continuar con la bodega.

La primera bodega de vinos de Chubut que hoy es gerenciada por una comodorense

Hoy la empresa pasa por una etapa de recambio y crecimiento, y ella lo vive con mucho entusiasmo. “Es una nueva etapa de la bodega, estamos trabajando en mejorar muchos aspectos. Pudimos fortalecer todo lo bueno que se había construido y que se había podido desarrollar en Patagonia Wines, mejorando aspectos finos como la sala de barricas".

"Antes no teníamos barricas, era como un sueño de poder darle ese mimito más que necesitan los vinos, y este equipo compró barricas de roble francés, con distinto tipos de tostado, ya sea en intensidad o seleccionados, pero también incorporó algo de maquinaria enfocada en el tema de los espumantes, se mejoró mucho la imagen, se mantuvieron las marcas y se le pudo hacer honor a esos nombres que tenían las etiquetas. Además, fortalecimos la comunicación y más gente sabe que estamos en el formato de comunicación moderna”.

La gerente asegura que esta nueva etapa también incluye repensar el concepto de la bodega, apuntando a los sentidos. “Hoy Patagonia Wines es una experiencia sensorial. No queremos ser la bodega que vende vinos, sino Patagonia Wines que ofrece visitas guiadas, visitas especiales, visitas con maridaje, poder disfrutar más el espacio y vincularlo a lo sensorial. Entonces se proyecta como una experiencia donde vamos a ofrecer distintos tipos de proyectos con el vino como eje pero asociando vivencias a esas bebidas”.

VINOS DE CHUBUT

Quienes visitan el lugar se encuentran con una superficie de 12 hectáreas, donde se plantan y cosechan varietales de Merlot, Pinot Noir, Chardonnay, Riesling y Gewurztraminer. La bodega, en tanto, tiene una capacidad de elaboración de 60 mil botellas anuales. Sin embargo, en tiempos de reestructuración, más que cantidad se apunta a definir una identidad. Así, en la bodega hoy o a través de su sitio web, se pueden adquirir tres tipos de vino.

“Los que tenemos hoy en el mercado son "'Piedra Parada' que es un blend de de Merlot y Pinot Noir y dos espumantes, llamado ‘Más allá’, que son un Espumante elaborados con Chardonnay y 40% de Pinot Noir, y un rosado de Merlot, que es de los primeros en ese estilo de Argentina; un espumante rosado elaborado con el método tradicional conocido comúnmente como Champenoise, con segunda fermentación en botella. También tenemos en desarrollo y a muy poquito tiempo de salir tenemos la línea ‘Faldeo del Epuyén’ que sale en dos meses, y nuestra línea más alta que se llama “Cordillera”, que ha tenido crianza en barrica”.

La primera bodega de vinos de Chubut que hoy es gerenciada por una comodorense

Recientemente “Piedra Parada”, participó en el concurso Sub30 y obtuvo medalla de oro, todo un reconocimiento al trabajo que realiza la bodega en uno de los puntos más australes donde hay viñedos. 

Para Elsa esto es motivo de alegría, ya que también significa el reconocimiento a una nueva etapa, algo que la entusiasma. “La verdad que estoy feliz, porque siempre creí en el desarrollo de Patagonia Wines y la verdad que verlo hoy otra vez recuperado, refrescado, en producción, activo, con visitas que quieren a la bodega y que eligen llevarse vinos y mostrarnos con quien los comparte, es algo soñado”, sentencia, orgullosa y contenta, esta mujer que creció en el mundo de la viticultura junto a la bodega, aquella, que fue la más austral del mundo y marcó un camino en la vinicultura de Chubut.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!