PASO DEL SAPO (ADNSUR) – El portero de una escuela, una maestra, una empleada de la salud, el peón de un campo cercano y hasta dos trabajadores de la Comuna local fueron demorados por la policía al participar de una fiesta “clandestina” en la localidad chubutense de Paso del Sapo.

Según la información policial, todos fueron demorados a la 1:30 de este domingo por personal de la policía local.

Al recibir una denuncia, los efectivos concurrieron al lugar y encontraron al grupo “con signos de intoxicación”.

Los policías le pidieron que cada uno regrese a sus casas, pero al parecer la fiesta estaba en su mejor momento y las personas se negaron a cumplir el pedido.