COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Ni el más pesimista podía pensar que en Comodoro Rivadavia y Rada Tilly iba a suceder lo que ocurrió esta última semana, cuando el coronavirus mostró su peor cara desde el inicio de la pandemia. Para dimensionarlo basta decir que el último lunes eran 6 los fallecidos por las consecuencias que produjo en sus organismos el Covid - 19. Hoy son 16.

El virus se quedó con la vida de 10 personas en siete días, con una aceleración brutal desde el viernes a este lunes, lo que demuestra las consecuencias del aumento de casos.

LA PRIMERA ADVERTENCIA

El 7 de julio se produjo la primera muerte por coronavirus en Comodoro. Fue una mujer que padecía problemas respiratorios. Tenía 88 años y ese día a última hora fue internada en el Hospital Alvear. La mujer quedó con Asistencia Respiratoria Mecánica y falleció dos horas después. 

El segundo deceso se produjo un mes después. El 11 de agosto falleció un hombre de 62 años que estaba internado en la terapia intensiva del Hospital Regional con Asistencia Respiratoria Mecánica. Aunque sus últimos análisis de Covid-19 dieron negativo, el virus fue la causa de base que derivó en su fallecimiento.

Siete días pasaron para que se produzca el tercer deceso. Se trató de un hombre de 77 años que había sido internado y había dado positivo por coronavirus ese mismo día. 

El aumento de casos aumentó el peligro de muerte y el 20 de agosto se produjo el cuarto deceso. Esta vez fue un hombre de 38 años con enfermedades preexistentes que estuvo internado cuatro días. El paciente tenía nexo epidemiológico. 

Agosto terminó con cuatro víctimas fatales. Mientras tanto, se flexibilizaban algunas medidas y aumentaban los reclamos para reabrir actividades.

Lo cierto es que nadie imaginaba que el presente iba a ser tan duro 14 días después.

12 VÍCTIMAS EN 14 DÍAS

Una mujer de 89 años fue la quinta víctima del virus. La paciente tenía enfermedades preexistentes que complicaron su cuadro y falleció el 3 de septiembre. Solo un día después falleció la sexta persona. Un hombre de 72 años que estaba internado en la terapia intensiva del Hospital Regional. El paciente luchó por su vida dos semanas. Sin embargo, no pudo vencer al virus.

El último lunes se produjo el séptimo deceso, que marcaría la semana más dura del Covid. Se trató de un hombre de 88 años que estaba internado en terapia intensiva en el Hospital Regional. El paciente tenía enfermedades preexistentes. 

El jueves 10 el panorama empeoró drásticamente. En los primeros minutos se confirmó el deceso de un hombre de 78 años. El paciente estaba internado en el Hospital Regional y se encontraba en terapia intensiva con asistencia respiratoria. Padecía hipertensión.

Mientras que en el transcurso de la jornada se confirmó el deceso de un hombre de 73 años, que padecía enfermedades preexistentes.

El viernes 11 se produjeron otras dos muertes. Una mujer de 68 años que padecía diabetes y un hombre de 72 años que tenía hipertensión. 

El sábado, en tanto, falleció un hombre de 79 años que tenía enfermedades preexistentes y estaba internado en el Hospital Regional; otro hombre de 60, y Héctor de 88 años, quien estaba internado en estado crítico y su caso tomó relevancia por el pedido de su familia para que su esposa lo pueda ver, accediendo al "Último adiós", algo que finalmente no pudo concretarse.

Los últimos dos decesos se produjeron este lunes, una semana después que se registró la séptima víctima. Se trata de un hombre de 51 años que tenía problemas cardíacos y sobrepeso, y una mujer de 58 años con enfermedades preexistentes.

El coronavirus mostró su peor cara y la situación del sistema sanitario es delicada por la falta de camas de terapia intensiva y la falta de insumos, casi al borde del colapso. Frente a este panorama, todos se preguntan cómo se continúa y hasta cuándo este virus seguirá creciendo.