NEUQUÉN (ADNSUR) - Este viernes, un rayo mató a 22 vacas en un campo ubicado en las cercanías del pueblo de Quehué, en La Pampa. Los animales se encontraban echados junto a un alambrado que habría actuado como conductor de la descarga eléctrica. Todos murieron en el acto. 

El ganado pertenecían a una de las cabañas más importantes de la provincia, llamada Los Corrales, donde crían y mejoran genéticamente vacas y toros de la raza Angus. Cada ejemplar cuesta entre $100 mil y $200 mil, por lo que las pérdidas que dejó la tormenta fueron millonarias.

Todas las vacas fueron enterradas en una zanja en el mismo campo.
Todas las vacas fueron enterradas en una zanja en el mismo campo.

Por último, el dueño de la cabaña Raúl Hoven, explicó que no tenía ningún tipo de seguro ante una eventualidad como esta. El hombre relató que en sus 35 años de experiencia como productor había perdido algunos ejemplares aislados a causa de los rayos pero “nunca con un lote tan grande”.

FUENTE: INFOBAE