Este lunes, en el inicio de la 6ª Semana Mundial para la Seguridad Vial, la ONU insistió en la necesidad de limitar a 30 kilómetros por hora la velocidad máxima de circulación en las ciudades, como "seguro de vida".

Bajo el lema "Calles para la vida", su iniciativa busca impulsar el compromiso político para limitar la velocidad en zonas pobladas y generar apoyo a nivel local para lograr "ciudades seguras, saludables, verdes y habitables".

La ONU pidió una velocidad máxima de 30 km/h para bajar las muertes por accidentes de tránsito

La medida además está vinculada a los Objetivos de Desarrollo Sostenible en materia de salud, educación, infraestructuras, ciudades sostenibles, acción climática y asociaciones.

La nueva propuesta inspiraría también la reducción del riesgo de sufrir lesiones graves, según los estudios realizados.

Por ejemplo, en Bogotá, la capital de Colombia, la implantación de zonas limitadas a 30 km/h propició un descenso del 32 por ciento en la mortalidad asociada a los accidentes de tráfico.

Además, propicia menos aceleraciones y desaceleraciones, lo que se traduce en una menor contaminación; anima a prescindir del vehículo de motor y optar por caminar o ir en bicicleta, lo que hará que disminuya la contaminación del aire y las emisiones de CO2, incluidas las de los vehículos eléctricos, y supondrá mayores beneficios para la salud derivados del aumento de la actividad física.

A las autoridades

Así, la iniciativa #Love30 invita a la ciudadanía a firmar una carta abierta para reclamar que el límite de velocidad de 30 km/H sea la norma en las ciudades y pueblos de todo el mundo.

De acuerdo a los ensayos realizados en situaciones reales han demostrado que en la mayoría de los desplazamientos habituales en ciudad, la diferencia de tiempo entre circular a una velocidad máxima de 30 o de 50 km/h es mínima.

Reducir el límite de velocidad es posible en cualquier país, defiende la ONU, independientemente de su nivel de desarrollo o del número de vehículos.

Se han creado zonas limitadas a 30 km/h con buenos resultados en barrios de África, América del Norte, Asia, Europa, América Latina y Australia.

La semana también servirá para lanzar oficialmente la Década de Acción por la Seguridad vial 2021-2030 y su plan mundial, que estará alineado con la Declaración de Estocolmo, que enfatiza la importancia de lograr un enfoque integral para la seguridad vial y llama a la mejora del diseño de las vías y los vehículos, las leyes y su cumplimiento, y los riesgos asociados al exceso de velocidad y la conducción y el consumo de alcohol.

El Plan de Acción también busca promover políticas que impulsen otros medios de transporte como el uso de la bicicleta y del transporte público o caminar, todos ellos saludables y respetuosos con el medio ambiente, tal como se refleja en la Declaración.