Este viernes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) posicionó en rechazo de la obligatoriedad de la vacunación contra el coronavirus. El pronunciamiento se conoció un tiempo después de que en la Argentina generara polémica el planteo de la Unión Industrial Argentina de que aquellos trabajadores fabriles que no concurran a trabajar por haber decidido no inocularse dejaran de cobrar su salario.

Fadela Chaib, la vocera de la OMS, confirmó que la entidad internacional "se opone a cualquier vacunación obligatoria". Más allá de ello, Chaib manifestó que "debe explicarse a la población general cómo funcionan las vacunas, y lo importantes que son".

Así fue como, la OMS marcó una posición ante el rebrote de contagios por la variante Delta y la ralentización de la inmunización que se da en algunos países, como consecuencia de considerables porciones de la población que opta por no vacunarse.

Principalmente para el personal de salud o empleados estatales, algunos países decidieron establecer la obligatoriedad de las vacunas anticovid-19, tales son los casos de Italia, Francia, Reino Unido y Estados Unidos.

Chaib resaltó que los inmunizantes son solo "una de las varias herramientas que tenemos en nuestras manos" ante el covid-19: expertos de la OMS reiteraron que a las vacunas deben sumarse a las medidas para frenar los contagios en la lucha contra la pandemia.

Según informó Clarín, Italia fue el primer país que obligó a sus sanitarios a inmunizarse, así como a los profesores. En Francia, los médicos también deben ponerse la inyección. En Reino Unido y Grecia, los empleados de los geriátricos deben inocularse si quieren seguir trabajando.

En la Argentina, el titular de la UIA encendió la polémica sobre la vacunación obligatoria a trabajadores. Foto: Fernando Orden.
En la Argentina, el titular de la UIA encendió la polémica sobre la vacunación obligatoria a trabajadores. Foto: Fernando Orden.

Otro país fue Estados Unidos, quien se sumó a la tendencia a fines del mes pasado, cuando comenzó a exigir a los trabajadores federales que se vacunaran, mientras que varias empresas del país como el banco Morgan Stanley y la cadena de almacenes de lujo Saks Fifth Avenue tomaron la misma decisión en lo que refiere a sus trabajadores.

Incluso, la cadena de noticias CNN despidió a tres empleados por violar la política de coronavirus interna al ir a la oficina sin vacunarse.

En Argentina

En nuestro país, una controversia se disparó cuando Daniel Funes de Rioja, titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), dijo que los trabajadores fabriles que decidan no vacunarse contra el covid-19 no podrán regresar a sus puestos de trabajo, como parte de los protocolos sanitarios adoptados por cada empresa.

"Aquellos que no se vacunan o no quieren hacerlo, nadie puede obligarlos a vacunarse. Pero en ese caso, lo que se plantea es que cese la dispensa, para que a su vez cese la asignación no remunerativa correspondiente", fue la frase de Funes de Rioja que encendió la controversia.

Desde el Gobierno, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, fue quien se encargó de rechazar la posibilidad de que no se paguen salarios a trabajadores que no estén vacunados. "No debería existir ninguna política sanitaria dictada desde empresas", aseguró el funcionario nacional.

Por su parte, Confederación General del Trabajo (CGT) tuvo una dura réplica al planteo del titular de la UIA. “Es absurdo, ilegítimo e ilegal”, afirmó Héctor Daer.

El secretario general de la CGT sostuvo que la sociedad argentina no es igual a la estadounidense, que producto de un "individualismo absurdo", la mitad se vacuna y la otra mitad no.

"Lo que tiene que hacer la UIA es sentarse a pensar cómo vamos a recuperar nuestro país cuando la normalidad, que está llegando, pegue ese punto vértice, y generemos las condiciones para tener un país con inclusión y desarrollo", concluyó el líder sindical.