BUENOS AIRES (ADNSUR)- A partir del brote de coronavirus, el consumo de alcohol en los países en cuarentena se triplicó. En ese sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó no consumir alcohol durante la cuarentena ya que "compromete el sistema inmunológico y aumenta el riesgo de resultados adversos", alertó la entidad sanitaria en un informe.

El consumo de alcohol pone en mayor riesgo a la persona de contraer el virus, además que “puede exacerbar la vulnerabilidad de la salud, los comportamientos de riesgo, los problemas de salud mental y la violencia”. Con respecto al consumo excesivo, mencionaron que “puede comprometer el sistema inmunitario y debilitar su capacidad de defensa contra los virus, por lo que si las personas se infectan con el coronavirus, el consumo de alcohol puede empeorar el riesgo para su salud”.

Por lo tanto, desde la OMS sugirieron que “las personas deben minimizar su consumo de alcohol en cualquier momento, y particularmente durante la pandemia de coronavirus”. También derribaron el “mito peligroso” que afirmaba que el consumo de bebidas alcohólicas protegía a las personas de contraer el coronavirus o incluso una alta concentración de alcohol etílico en el cuerpo podía llegar a matarlo.

“El miedo y la información errónea han generado un mito peligroso de que el consumo de alcohol de alta concentración puede matar el coronavirus. No es así. El consumo de cualquier alcohol plantea riesgos para la salud, pero el consumo de alcohol etílico (etanol) de alta concentración, especialmente si ha sido adulterado con metanol, puede tener graves consecuencias para la salud, incluida la muerte”, advirtieron en el cierre del informe.