RAWSON - Esteban Crespo, cultivador de marihuana y papá de Ciro, un pequeño con severos problemas de salud (síndrome de West) que encontró soluciones en el cannabis medicinal, posteó en su Facebook un desesperado pedido a los legisladores argentinos para que además de aprobar su utilización en Argentina se autorice el autocultivo que resulta absolutamente necesario para no dejar casos fuera de la norma.

Para el pedido eligió un texto crudo, aunque de tono irónico, en donde no sólo plasmó los beneficios que el cannabis produjo en Ciro sino que los comparó con los efectos de los fármacos recetados desde la medicina tradicional. Sobre esto último, Esteban explicó que “según prospecto”, alguno de los efectos adversos son “irritabilidad, conductas violentas, pensamientos anormales, tendencias suicidas, daños hepáticos y renales severos, movimientos involuntarios y pérdida de la visión, sólo por mencionar unos pocos” y que, en contrapartida, “los efectos terapéuticos nunca aparecieron”.

Por lo demás, ya desde la ironía, apunto que los efectos “adversos” que le produjo a Ciro el cannabis fueron “Hambre, lo que nos vemos obligados a enfrentar con cosas como, por ejemplo, banana pisada, o puré de zapallo. Sueño, lo que se combate con algo así como... ¡Una siestita! Y después los tremendos efectos como la increíble disminución de convulsiones, la conexión con el entorno, la vuelta de la risa, el desarrollo motor y cognitivo, sus avances en las terapias que sorprenden a los profesionales, y muchas cosas más”, agregando que, además, “ahora encima de todo sufre el horrible efecto de haber aprendido a quedarse sentado unos momentos sin ayuda”.

Crespo señala que “así como Ciro hay mucha gente que necesita el cannabis, miles de personas” y, dirigiéndose a los legisladores, les pregunta: “¿Qué más hace falta? Salgan de su burbuja legislativa y miren para el lado de la gente”. “#CannabisMedicinalYa #AutoCultivoYa #CannabisEsVida”, finaliza el posteo.

AUTOCULTIVO

Crespo lleva adelante una campaña constante por el autocultivo desde que, tras aplicarlo en Ciro, comprobó que los efectos del cannabis mejoraban notablemente su salud. En ese marco, siempre desde su cuenta en la red social, ponderó que Chubut haya legalizado el aceite de cannabis pero señaló que los alcances de la ley son insuficientes. Según explicó, “el aceite de cannabis es un extracto natural de la planta” la que “no es una sola y tiene muchísimas cepas diferentes, por lo tanto se puede hacer aceite de cada una de esas cepas”.

“Las cepas se diferencian entre sí por la cantidad variable de cada uno de los cannabinoides que la componen. Podemos dividirlas inicialmente en tres grupos primarios teniendo en cuenta dos de sus cannabinoides principales: Cepas altas en THC y bajo CBD, cepas de ratio 1:1, es decir de igual relación entre dichos componentes, y altas en CBD con bajo THC. A su vez, dentro de cada uno de esos grupos hay muchísimas variables", sostuvo.

Por lo tanto hablar de “aceite de cannabis” como un único producto es errado. Cada usuario de cannabis medicinal responde de forma diferente mediante su propio sistema endocannabinoide a los componentes de la planta. De modo que cada persona, incluso quienes padecen la misma patología, puede necesitar distintas cepas para lograr efecto terapéutico” por lo que “la ley que se promueve en Chubut es muy valiosa en cuanto a las intenciones de permitir el uso del cannabis medicinal” pero “se queda corta, por desconocimiento o alguna otra cuestión, al legalizar o regular el uso de un producto llamado “Charlotte’s web”.

Señaló que "es un producto que se importa de Estados Unidos y ha dado a algunas personas excelentes resultados” pero “las estadísticas y la experiencia de gente que conozco demuestran que produce efecto terapéutico en el 20% de sus usuarios, porque es un gran producto pero es una sola cepa”. Dijo que “en el caso de mi hijo Ciro no hemos tenido la oportunidad de probarlo, pero en caso de pertenecer Ciro al 80% de la gente a la que no le sirve, quedaría fuera de la ley, por estar tomando una cepa no incluida en la legislación propuesta”.

Por estas razones, explicó al final que “el acceso al aceite de cannabis medicinal está al alcance de cualquiera que tenga espacio para algunas plantas y una olla eléctrica. Es muy simple. Quizá regulando el #AutoCultivo cada usuario podría elaborar en su casa la medicina que necesite”. “Hay muchos países donde existen estudios y legislaciones sobre cannabis que podrían ser leídas, tomadas como ejemplo y adaptadas a nuestro país. Ojalá se priorice la salud antes que otras cuestiones y se solucione cuanto antes para poder cuidar a mi hijo sin necesidad de ir contra la ley”.

Fuente: Jornada