Luego que el tema se transformara en un escándalo político durante varios días, el proceso de compra de 10 mil penes de madera que había encarado el gobierno Nacional para utilizar en el marco de un programa de educación sexual finalmente quedó sin efecto.

Según trascendió, los oferentes que se habían presentado para la venta al Estado de esos artefactos que se usarían en el marco de una campaña de educación sexual no llegaron al final del camino ya que no pasaron los filtros oficiales.

"Todas las ofertas fueron fracasadas", destacó el dictamen sobre la evaluación de las ofertas que se habían presentado, según la plataforma oficial compr.ar.

Los oferentes eran Buhl SA, Marketing Dimensión S.A, Melenzane SA y Carlos Esteban Nielsen y los precios que presentaron fueron considerados excesivos o no se consideró suficiente la información de las firmas.