ESQUEL (ADNSUR) - Luego de estar en Terapia Intensiva con asistencia respiratoria mecánica por dos semanas, la joven de 19 años contagiada de hantavirus pasó a sala común en el Hospital Zonal Esquel.

Por otra parte, según se pudo conocer, también se recibió el informe del instituto Malbrán ratificando el primer diagnóstico local. Dicho reporte descartó a su vez que sea la cepa contagiosa del virus, informó EQSnotas.

Cabe recordar que el hantavirus es una enfermedad endémica de la región cordillerana. Se transmite por el contacto con la orina, saliva y excretas de roedores infectados con dicho virus.

También puede transmitirse de persona a persona por contacto estrecho con enfermos en el período inicial del cuadro febril (primeras 48 a 72 horas).

Los síntomas de hantavirus son fiebre, dolores musculares, escalofríos, dolores de cabeza, náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea y en etapas avanzadas dificultad respiratoria.

• Si tiene fiebre y sospecha que estuvo alguna exposición ambiental relacionada a roedores, o estuvo en contacto cercano con un caso de hantavirus, debe consultar precozmente a su médico y no asistir a lugares públicos; lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón; evitar el contacto estrecho con sus convivientes; ventilar los ambientes dentro de su domicilio, realizar la limpieza de su vivienda con solución de lavandina (un pocillo en un balde de agua).

• La principal estrategia de prevención es evitar la exposición de las personas a ambientes con presencia de roedores:

*Mantener los alrededores de la vivienda y galpones ordenados y limpios.

*Usar lavandina para desinfectar y ventilar previamente; no menos de una hora los ambientes que permanecieron cerrados por tiempo prolongado; y realizar tareas rurales con ropa, calzado adecuado y protección respiratoria con barbijo.

*En caso de acampar, elegir un lugar libre de malezas y no dormir en contacto directo con la hierba; respetar las indicaciones de los guardaparques y guardafaunas, la cartelería y el personal de salud; recorrer senderos habilitados, con ropa y calzado adecuado, evitando lugares con malezas.