Estanislao es un puma que siendo cachorro en mayo de 2017 sufrió un accidente con secuelas irreversibles, entre ellas la ceguera. Hoy vive en una reserva en Córdoba que dedicada a la conservación ambiental principalmente de especies autóctonas. María Florencia Bertola fue quien lo encontró hace cuatro años y decidió llevarlo a una reserva natural.

En aquella mañana de mayo, dos cachorros de puma buscaron refugio en un campo en la zona de General Cabrera. Una cosechadora pasó por encima de los animales hasta que el hombre que la conducía se dio cuenta y detuvo la marcha. Se trata de Julio Leurino, un ingeniero encargado de ese campo y su esposa María Florencia Bertola, quienes hicieron guardia un par de días hasta que constataron que la madre se llevó a uno de los dos cachorros, pero no volvió por el otro. 

Tenía las dos patitas traseras como trituradas, a una de sus manitas le faltaba un pedazo, y se le veía un tajo grande debajo de su mandíbula; su estado era terrible. Mientras, las aves rapaces revoloteaban y amenazaban al cachorro lastimado. Ahí empezó un proceso nuevo para nosotros", contó la mujer al diario La Voz.

Le hicieron primeros auxilios y la familia cuidó al pequeño puma bautizado como Estanislao. Recuerdan que no tenía dientes, no caminaba, lloraba todo el día. Estaba en brazos todo el día, se alimentaba con un gotero y dormía en la habitación del matrimonio, en una caja con bolsa de agua caliente, aunque después comenzó a hacerlo en la cama grande.

La familia tenía un solo objetivo, curarlo y devolverlo al mejor lugar adonde pudiera estar, pero les levó mucho tiempo que se parara y caminara. "Estamos acostumbrados a verlos en el campo pero sabíamos que Estanislao no iba a poder tener esa vida",  dijo Florencia. Fue entonces donde decidieron trasladarlo a Pumakawa, una reserva natural.

La historia del puma ciego que sobrevivió a un accidente y hoy es parte de una reserva natural

Kai Pacha, la responsable de la reserva constató que el puma tenía movimientos descoordinados, caminaba hacia atrás sin detenerse y sospecharon de un problema neurológico. Luego hicieron los controles y confirmaron que el sistema nervioso central del pumita estaba dañado por el accidente con la cosechadora. Estanislao estaba ciego por completo y su cuadro era irreversible.

"Un puma ciego no sobrevive en libertad. No conocíamos antecedentes para aprender cómo ayudarlo.  Aunque Estanislao ya tenía dos meses cuando llegó a la reserva, no lograba regular su temperatura por cuenta propia. Debíamos procurarle el calor y esto creó una relación maternal y física muy estrecha con las dos personas que lo atendíamos y pasábamos con él día y noche para observar su comportamiento", contó Kai.

Del Instagram de pumakawareserva

La relación entre las cuidadoras y el cachorro permitió entender sus necesidades, establecer una rutina de horarios y lugares para sus requerimientos. Y lograron algo fundamental: que fuera ganando confianza.  Desarrolló el olfato, el tacto de manera sorprendente, tanto que si llueve o hay viento él se desorienta hasta asustarse mucho, perder su camino y requerir asistencia.

PUMAKAWA

Es una reserva de flora y fauna ubicada  en la Ruta Prov. Nº 5, Km 103. Villa Rumipal, Córdoba. Argentina.  Pumakawa es un vocablo quechua que significa “el que cuida con el sigilo del puma". Se trata de una asociación civil sin fines de lucro dedicada a la conservación ambiental principalmente de especies autóctonas en detrimento numérico o en riesgo de extinción.

A través de redes sociales, Kai junto a Estanislao (el puma ciego) compartieron imágenes para contar cómo en el campo, convivir con el puma, aplicando técnicas adecuadas, no daña la producción ganadera.

Proyecto Cacu

Proyecto “Cacu” es el trab