Desde 1921, la esquina de Rivadavia y Carlos Pellegrini estuvo reservada para el Mercado Regional de Comodoro. Pasaron los años y allí se ubicó una playa de estacionamiento y hasta una plaza, hasta que al fin, en 1951, se inauguró el tan ansiado Mercado.

El objetivo de este lugar era ofrecer productos de buena calidad, casi todos producidos en las quintas locales y en  las chacras de Sarmiento. Los precios eran accesibles, por lo que las familias acudían para aprovisionar sus despensas y preparar comidas sanas.

La construcción del edificio estuvo a cargo de la Gobernación Militar y se llevó a cabo entre los años 1945 a 1948. Cuando inauguró, el Mercado Regional contaba con 32 puestos y cámaras frigoríficas de alta tecnología para aquella época.

La historia del Mercado Regional, el emblemático edificio del centro de Comodoro

Raquel Torres, con tan solo 16 años, comenzó a trabajar en una pescadería, la de Don Pereira. Se traslada en el tiempo y con una sonrisa relata: “Una de las cosas que no me gustaba era que no me podía sacar el olor a pescado de mis manos. Yo viajaba en el autovía y gasté  un montón de frascos de perfume creyendo que así me lo iba a sacar”.

Don Luis añora la comunidad y amistad que había entre todos los puesteros. Califica como de excelencia la tecnología que ofrecía este lugar, especialmente construido  para mantener frescas todas las mercaderías. Era único en la región.

“Usted entraba y a la derecha era todo carnicería y en el área central estaban la verdulería y el sector de lácteos. Abajo había cámaras especiales para vacunos,  reses y cerdos. Allí se hacían las pruebas sanitarias y se sellaban las carnes”, resume. 

Sobre su cierre

Durante casi cuatro décadas, el Mercado concentró la mayoría de las compras, pero el paso de los años produjo cambios. "Fue una decisión paulatina; se empezaron a ver cambios en la comunidad y en la situación económica. Se pavimentó la Ruta 3 y se levantó el ferrocarril. Dicen que ya no se podían  traer productos alimenticios vía naval”, concluye María Laura Morón.

La historia del Mercado Regional, el emblemático edificio del centro de Comodoro

Los barrios comenzaron a tener más variedad de comercios y fueron captando la clientela. Con  todo este contexto, a fines de la década del 80 se produjo el cierre definitivo.

Pasaron los años hasta que el Municipio decidió destinar el  edificio a la Sede el Concejo Deliberante de nuestra ciudad; se recicló y allí, a partir de 1995, comenzó a funcionar. En el año 2016, fue declarado Bien de Valor Patrimonial bajo  la Ordenanza Nº 12.087.

La historia del Mercado Regional, el emblemático edificio del centro de Comodoro

ESPACIOS ACTUALES PARA PRODUCTORES LOCALES

En la actualidad, los productores locales están volviendo a tener sus espacios. Hace años se instaló el Nuevo Mercado Comunitario, en el Barrio Rodríguez Peña. Además, se suman periódicamente ferias itinerantes en diferentes puntos de nuestra ciudad.

Atrás quedó aquel Mercado Regional, pero la necesidad de consumir fresco y local impulsa  las nuevas transformaciones.

La historia del Mercado Regional, el emblemático edificio del centro de Comodoro

Citas textuales

Raquel

“Yo tenía 16 años cuando comencé a trabajar en el Mercado Regional”.

 “Para  la gente fue un impacto cuando se cerró el Mercado Regional”.

“Una de las cosas que no me gustaba, era que no me podía sacar el olor a pescado de mis manos. Yo viajaba en el autovía y gasté un montón de frascos de perfume, pensando que con eso me lo iba a sacar”.

Luis de Francia 

“Tenían una fábrica de hielo, hacían barras de hielo de 1 metro. La gente iba, compraba y se las llevaba al hombro”.

“Otra cosa interesante: era muy higiénico. Al mediodía cuando cerraban, la gente se iba a almorzar, volvían, sobre las 14:30 y lavaban todo con mangueras, secadores. Usted llegaba y estaba todo limpio”.

“Como persona me dolió mucho que lo cerrarán porque era un mercado especialmente edificado para ese fin. Y a la gente le dolió mucho. Pero nadie pudo hacer nada”.

“Las amas de casa, por ejemplo, sabían que iban al mercado y  tenían lo que ellas buscaban: berenjenas, fruta de mucha calidad. Traían verduras de las quintas de los portugueses”.

María Laura Morón

“Fue una decisión paulatina. Se empezaron a ver cambios en la comunidad y en la situación económica. Se pavimentó la Ruta 3 y se levantó al ferrocarril. Dicen que ya no se podían  traer productos alimenticios vía naval”.

“Ese edificio que sin duda tiene una arquitectura muy especial y como decíamos se inauguró en el 51, fue declarado Bien de Valor Patrimonial, por la Municipalidad en el año 2016, por la Ordenanza Nº 12.087”.