BUENOS AIRES (ADNSUR)- Este miércoles, un hecho insólito ocurrió en una playa de infractores ubicada en el barrio porteño de Recoleta. Un hombre se acercó al lugar para reclamar que le entregaran su auto y se quejó con un argumento muy particular: mencionó que "había paseado por todos lados" para encontrar el vehículo, por lo que podría haberse contagiado de coronavirus.

El personal del lugar alertó a la Policía y aisló al sujeto. La esposa del hombre, identificado como Omar, de 67 años, aseguró que todo comenzó cuando la grúa "se llevó su auto sin dar aviso". Enojado, el matrimonio se dirigió a la playa de infractores para retirarlo.

"Le pregunté a la chica que me atendió por qué habían removido mi auto si siempre había estado ahí estacionado y me advirtió que desde el lunes estaban llevándose vehículos. Me dijo que debería haber leído el Boletín Oficial para saberlo. Entonces le dije: 'Yo soy una persona mayor, podría ser asintomático, ¿cómo puede ser que tenga que estar moviéndome?'", relató el hombre Todo Noticias.

Ante esta situación, desde la playa de infractores activaron el protocolo de COVID-19, aislaron al hombre en una cabina y solicitaron la intervención del SAME. Horas después el personal de Emergencias llegó al lugar y testeó al hombre, que dio negativo. Por lo que pudo pagar la multa correspondiente y se retirarse con su auto.