CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Desde que Jimena Barón decidió instalarse en la casa de Daniel Osvaldo, los ex protagonizan en las redes una apasionante historia de idas y vueltas.

La actriz y cantante se animó a hablar de "tentaciones" y da pistas que llevan a los seguidores a especular sobre una relación mucho más intricada que una simple convivencia "parental", como largas noches de vino y charlas.

Por su parte, Osvaldo parece haberle puesto punto final al misterio con una frase que podría resumir el estado actual de la ¿ex? pareja. 

El jugador se adueñó de una estrofa de la canción "Siete crisantemos" de Joaquín Sabina y la compartió en una historia: "Lo bueno de los años es que curan las heridas, lo malo de los besos es que crean adicción..." , según publicó TN. 

Las "heridas" podrían referirse a la historia pasada que tienen en común con la actriz, que hasta incluyó denuncias mediáticas de maltratos y violencia psicológica -situaciones que fueron la inspiración de "La tonta" y "La cobra", dos de los hits de Jimena-.

"Recuerdos cien mil por segundo, un millón, cien mil millones. Se abren vinos, potes de helado, se sigue recordando toneladas por minuto pero se ríe. Cumplo 33 años, se festeja e inesperadamente es un cumpleaños de los mas lindos, muy inesperadamente", escribió Jimena al anunciar que había decidido mudarse con Osvaldo para pasar los días restantes de cuarentena junto a él y Momo.

Claro que el plan no estuvo libre de críticas y muchas fanáticas de Barón se desilusionaron al ver a la artista de vuelta con el hombre que tan mal le hizo en el pasado.

 "La única que vive mi vida soy yo misma. La única realidad es que un día me voy a ca... muriendo y la única decisión tomada es vivir como se me cante el oj... intentando no joder a nadie", se defendió la actriz.