La fiscalía chilena pedirá una condena a 15 años para Jones Huala

BUENOS AIRES (ADNSUR) - En ocho días comenzará el juicio oral contra el lonko mapuche Facundo Jones Huala, líder de RAM, quien está acusado en Chile de incendiar un fundo habitado por una familia mapuche en la localidad de Río Bueno el 9 de enero de 2013.

Se estima que el juicio durará 15 días y declararán unos 70 testigos. Para el representante del Ministerio Público Fiscal de Río Bueno, Sergio Fuentes Paredes, hay pruebas suficientes que incriminan al lonko mapuche en el incendio y pedirá una condena a 15 años, confirmó Infobae.

Paredes abrirá el debate con sus alegatos durante la jornada inicial. Intentará probar que Jones Huala ingresó en la madrugada a la vivienda de los caseros y que junto a otros dos cómplices, Cristián García Quintul y Fénix Delgado, maniató a dos de los moradores, amenazó al grupo con armas de fuego, los intimó a que abandonaran la vivienda,  la roció con acelerante y la redujo a cenizas.

Paredes cree que esta "acción criminal no debe regirse por la Ley Antiterrorista", lo cual agravaría sustancialmente la pena a 15 años de prisión que le solicitará al Tribunal Oral en lo Penal de Valdivia, integrado por los jueces Carlos Flores Valenzuela, Guillermo Olate Aranguiz y Héctor Hinojosa Aubel.

Por este mismo hecho ya se sustanciaron dos procesos, que culminaron con la absolución del resto de los acusados por deficiencia probatoria. Sólo la machi Millaray Huichalaf fue condenada por encubrimiento a seis meses de prisión en suspenso.

Según precisó Fuentes Paredes , durante los 22 meses de investigación criminal se pudieron extraer de esas vestimentas varios perfiles genéticos. Ninguno de los acusados, sin embargo, aceptó brindar muestras biológicas para realizar los cotejos de ADN que podrían haber determinado de forma indubitable la responsabilidad o la desvinculación de los imputados en esos hechos.

El representante del Ministerio Público Fiscal confía que con la prueba reunida logrará la condena de Jones Huala, quien mientras esperaba ser juzgado gozó de prisión domiciliaria y se fugó a la Argentina por un paso clandestino.