Este martes, los familiares del Lucas Pierazzoli donaron sus órganos y pudieron salvar la vida de otras dos personas, en un gesto de cumplirse la última voluntad al joven fallecido de 28 años.

El rugbier murió en las últimas horas luego de decretarse su muerte cerebral y permanecer conectado a un respirador artificial. "Ahora sabemos que Lucas sigue viviendo en otras personas”, contó su hermano Mateo Pierazzoli. Apenas los médicos del Hospital Posadas confirmaron que lo de Lucas era irreversible, la familia decidió cumplir con este deseo del deportista. “Lucas ya era donante de órganos”, agregó Mateo.

“Siempre ayudó a la gente, siempre se preocupaba por quienes lo rodeaban, pero también por muchos a quienes no conocía, por eso esto es lo que él hubiese querido y estaría muy feliz al saber que alguien vive en parte gracias a él”, afirmó en diálogo con TN Noticias.

Pierazolli fue despedido por sus allegados y seres queridos, además de los mensajes de apoyo para los familiares en las redes sociales. Todos los comentarios resaltaban la bondadosa personalidad.