COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) -  El avión, vuelo 5428 de Sol Líneas Aéreas, se estrelló cerca de las localidades de Los Menucos y Prahuaniyeu, en la Línea Sur rionegrina. Por el hecho la totalidad de los ocupantes, 19 pasajeros y tres tripulantes, perdieron la vida.

El vuelo 5428 de Sol Líneas Aéreas realizaba el 18 de mayo de 2011 la ruta petrolera, había partido desde Neuquén con destino a Comodoro Rivadavia cuando se precipitó a la tierra en la noche fría de la Región Sur.

Informes oficiales en ese entonces indicaron que el avión Saab 340 –matrícula LV-CEJ– no se encontraba en condición aeronavegable para realizar el vuelo, por no haberse cumplido previamente con dos inspecciones obligatorias de las hélices de la misma.

Los restos de las víctimas fueron hallados en un pozo cercano al lugar donde se estrelló el avión y recién 80 días más tarde el juez federal de Bariloche, Leonidas Moldes, ordenó la entrega de los restos a los familiares que finalmente pudieron inhumarlos, en el mes de agosto del mismo año.

Entre las hipótesis del accidente se mencionó el engelamiento severo de la aeronave, la inadecuada planificación del vuelo, y la probable pérdida de la conciencia situacional de la tripulación de cabina de vuelo.

Este lunes, al cumplirse un nuevo año de la tragedia Juan Carlos Ruiz, padre de Juan Manuel, una de las 22 víctimas, publicó una carta en sus redes sociales: 

LA CARTA COMPLETA

Amado hijo: Un año distinto e impensado. Este 18 de mayo el campito estará desierto. La cuarentena nos deja en casa y los permisos son muy específicos. Tal vez Dorita, si consigue un permiso muy especial, pueda llevar crisantemos blancos y morados de su jardín junto con una oración por todos nosotros.  El Padre Ricardo dará misa a las 19.00 hs en recordatorio de nuestros 22 ángeles. Misa que será televisada por Canal 9 de los Menucos y transmisión en vivo en el Facebook de Ricardo Modarelli.

La iglesia de Centenario estará abierta, seguro que pasare, te rezaré, me quedaré un rato como cuando voy adonde partieron y pierdo mi vista en esa particular inmensidad. Esta vez, la luz del fondo del altar te traerá a mi pensamiento, y será como tu luz con la que nos iluminaste y aún perdura. Fuiste un ser luz que pasó muy rápido y dejaste mensajes. Tanta espiritualidad y compromiso es ejemplo, es camino, es regalo, es gratitud.

Tu ausencia es muy grande, pasan los años, vivís en el corazón y la memoria de muchos con los que compartiste pequeñas y grandes vivencias. Hay un video de Juan Alberto Badia que comenta: “ si al hablar de mi, hay una vibración por haberme conocido, será vivir en vos más allá de mi propia vida …” Cuando todo esto termine, volveré al campito buscando comprender o interpretar ese misterio y paz que se vive más allá del dolor.

Te amo hijo.