CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Mientras un adolescente jugaba cerca de la orilla lo atacó un tiburón. Su papa que se jugó la vida, logro rescatarlo peleándose con el animal. El joven quedó herido, pero por suerte no fueron de gravedad. 

Nick Arthur jugaba con su hermana en la orilla. El joven relató: “Intenté levantar mi pierna sobre el agua y vi, Dios mío, que un tiburón de un metro y medio estaba pegado a ella”.

La hermana pudo escapar del ataque del tiburón y llegar a la orilla para pedirle ayuda a su padre, que se metió en el agua a salvar a su hijo. Ambos le pegaron al animal con mucha fuerza, pero el tiburón solo soltó la pierna cuando el padre le dio un golpe en la nariz. 

Según informaron los medios de aquel país, Nick sufrió hasta 40 heridas punzantes en la pierna y raspaduras, después del ataque.

Un profesor asociado del Instituto de Ciencias Marinas de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill llamado Joel Fodrie hizo declaraciones a los medios de la ciudad donde aclaró que las posibilidades de sufrir un ataque de un tiburón hoy en día son muy "bajas" pero que igualmente hay que ir con mucho cuidado, ya que alguna vez puede pasar.

En la que va del año, se redujo una baja considerable en el ataque de tiburones en las playas. Según publica La Cien, esto se cree que es porque muchas playas permanecieron cerradas debido a la pandemia del covid-19. El numero estadístico que se tiene son alrededor de 80 ataques anuales, en lo que va del año solamente hay 18 casos registrados, 7 de ellos, en EE.UU.