El Ministro de Salud del Chubut, Fabián Puratich, había explicado días atrás que fue a partir de un pedido de la Oficina de Asistencia a Personas Privadas de la Libertad, que definió que los presos de distintas unidades presos recibieran la vacuna contra el coronavirus. Las declaraciones fueron motivadas por la polémica que generó el listado de vacunados cuando se hizo público, ya que entre los inoculados había asesinos, ladrones y un femicida.

Javier Francisco, secretario penal de la Defensa Pública, indicó que se instó a las autoridades sanitarias, a través de gestiones y no de acciones judiciales, a que las personas privadas de su libertad en Chubut y que sean considerados dentro de los grupos con factores de riesgo, sean incluidos en el plan de vacunación nacional contra el Covid19.

“Según los relevamientos hechos por la defensa pública a nivel provincial, alrededor de 60 personas de 600 que estaban privadas de la libertad” debían ser incluidos en la campaña por razones de salud o etarias.

Y en este marco, Francisco aclaró que “bajo ningún concepto” se pidió que las presos sean priorizados dentro de la campaña de vacunación.  

“Lo que se solicitó es que las personas que están en  contexto de cierro sean incluidos en el Plan Covid como las personas libres con grupo de riesgo”, dijo en diálogo con Periodismo de 10.

Asimismo, indicó que los destinatarios de la vacuna fueron definidos por la cartera sanitaria provincial, por lo que no cuentan con un listado que detalle identidades de las personas inoculadas. 

Finalmente, el funcionario señaló que “no han sido masivos” los brotes en las unidades penitenciarias  gracias a que se manejaron por burbujas y con una serie de medidas, entre ellas no recibir visitas, para evitar contagios desde el exterior.