ESTADOS UNIDOS (ADNSUR) - Una mujer de 20 años identificada como Timesha Beauchamp, abrió los ojos en una funeraria cuando estaba a punto de ser cremada en los suburbios de Detroit, Estados Unidos.

Los equipos de bomberos y paramédicos llegaron hasta el hogar de la supuesta fallecida por un paro respiratorio y ante la falta de respuesta a los esfuerzos médicos se le declaró como muerta.

Así fue como medios estadounidenses indican que la oficina del médico forense del condado Oakland indicó que el cuerpo podía ser entregado a la familia sin realizarse una autopsia, considerando los datos y antecendentes entregados por protocolo. De ahí en más se dio paso a trasladarla a la funeraria James H. Cole para cremar sus restos.

Luego de llegar a la funeraria vendría lo inesperado. Cuando los encargados del procedimiento se aprestaban a sacar su cuerpo de la bolsa fúnebre, vieron cómo la mujer abrió los ojos y comenzó a respirar para sorpresa de todos los presentes.

"Habrían comenzado a drenar su sangre para ser muy, muy francos al respecto", dijo el abogado de la familia Beauchamp, Geoffrey Fieger, sobre lo que habría ocurrido si Timesha no abría los ojos en ese mismo momento.

Luego de ver que la mujer de 20 años se encontraba con vida, “nuestro personal confirmó que estaba respirando y llamó a un equipo médico de emergencia", indicaron desde la funeraria.

“La funeraria abrió la cremallera de la bolsa para cadáveres, literalmente eso es lo que le pasó a Timesha, y la vio viva con los ojos abiertos", relató el abogado de la familia.

De esta manera la mujer fue llevada a un centro asistencial para ser examinada, luego de una experiencia aterradora. Desde el departamento forense indicaron que se encuentran realizando una investigación interna para dar con los errores que pudo haber en el proceso.