CAPITAL FEDERAL - La Confederación Médica de la República Argentina expresó su rechazo al anuncio del gobierno de que recibirá a unos 500 médicos cubanos para participar de la lucha contra el coronavirus.

La Confederación sostuvo en una carta dirigida al ministro de Salud, Ginés González García, que siempre respaldó el ejercicio de médicos extranjeros en el país "siempre y cuando cumplan con los mismos requisitos legales que se exigen a todos los médicos argentinos".

"Obrar en contrario, significa poner en riesgo la atención médica de los ciudadanos, que históricamente confían en la calidad y seriedad de las capacidades obtenidas en su formación académica, y por otra parte, significa anular en la práctica los mecanismos de control por parte del Estado", agrega la carta.

El gobierno dijo que aceptará la oferta de Cuba, pero no dio precisiones sobre las condiciones ni cuándo llegarían los profesionales.

"No existen razones sanitarias ni de escasez de recursos humanos como para obviar la revalidación de sus antecedentes. En Argentina hay suficientes médicos en cantidad y calidad para enfrentar cualquier emergencia. Contamos con uno de los mayores índices de médicos por habitante del mundo", enfatiza la Confederación en el mensaje al ministro.

La carta también recuerda que varios países denunciaron "la explotación de estos profesionales- más allá de sus capacidades limitadas- en el pago de sus honorarios por intermediarios inescrupulosos que resultaron escandalosas". "Desconocemos el contrato actual, pero aunque sea gratis, no lo justificamos ni avalamos por las razones ya expuestas", concluye.

A su vez, en la plataforma change.org, una petición para que se impida la actuación de los médicos cubanos ya había sumado este lunes más de 50.000 adhesiones.

La carta completa

En tanto, desde la Asociación de Médicos Municipales (AMM) de la ciudad de Buenos Aires también se opusieron a la llegada del contingente de médicos cubanos que promueve el Gobierno Nacional y el bonaerense. Los profesionales aseguraron que ven con preocupación y que esto podría derivar en un doble estándar para la atención de los pacientes ya que no se conoce qué tipo de formación tienen sus pares de la isla centroamericana.

En una entrevista con LA NACION, Jorge Gilardi, presidente de AMM, aseguró: "No estamos a favor de esa medida. No tenemos reparos que vengan médicos de afuera pero que traigan sus títulos y los revaliden en el país y obtengan su matrícula. Es decir, que muestre sus capacidades. Sino, hay una discriminación en la atención. No sabemos qué roles le van a poner y qué van a hacer en una Argentina donde no faltan médicos".

"Por ejemplo, en el país contamos con 3.94 médicos cada mil habitantes. Alemania, tiene 3.69 y los Estados Unidos 2.42. La Provincia de Buenos Aires tiene más de 40 mil médicos. 200 médicos cubanos, no hacen la diferencia. Además, serán médicos que no tendrán una matrícula. No existe una matrícula provisoria. Esto es como el DNI, tiene un y, el día que uno no está más, ese número sigue. No se le asigna a otra persona", comparó Gilardi y agregó: "Le van a hacer una inscripción en el registro de Buenos Aires, sin saber qué funciones cumplió, qué capacitación tiene. Será un certificado que no sabemos el real valor".

Fuente: La Nación