La Cámara de Proveedores y Empresarios Mineros del Chubut (CAPEM) manifestó que el presidente del Centro Nacional Patagónico (CENPAT), Rolando González-José, desvirtúa tanto argumentos científicos como afirmaciones de la presidenta del CONICET a nivel nacional, Ana María Franchi, relacionados con la minería. 

La CAPEM se expresó en respuesta a declaraciones públicas de González-José, sobre quien dijo que prioriza sus intereses políticos por sobre las evidencias científicas, y que además tergiversa el concepto de licencia social en función de esas simpatías. 

Al respecto, la Cámara dijo que si bien González-José reconoció en sus declaraciones que no existe conexión entre las cuencas de Sacanana, en la Meseta Central -la que se prevé utilizar con el desarrollo de la industria minera-, y el Río Chubut, dijo también que “las lluvias ponen en contacto cuencas”, sin basamento científico alguno y en contradicción con su afirmación anterior.   

La entidad que nuclea a los empresarios mineros recordó declaraciones de la titular del CONICET, del cual depende el CENPAT, con asiento en Puerto Madryn. “Cuando aparecen investigadores del CONICET dando su opinión sobre cualquier tema, esa no es la opinión del CONICET, es una persona particular, no es lo mismo. Es un tema que para nosotros es un poco problemático porque nadie va a prohibir a nadie dar su opinión”, dijo Franchi en relación con integrantes del organismo que se arrogan la representación completa del mismo. 

González-José, en declaraciones a Radio 3 de Trelew, descalificó a la propia titular del CONICET al mencionar que las declaraciones de Franchi “son publicadas en un portal claramente del sector minero”.

Además, la CAPEM observó que el titular del organismo con asiento en Madryn, a partir de la mención de lugares en los que existiría “licencia social” para la minería, y de la conformación de una mesa técnica que trabaja desde 2018, “pretende imponer al CENPAT como el intérprete local del organismo nacional, y que actúa en virtud de lo que aquel entiende como ‘licencia social’ de una actividad”.

Argumentos precarios 

De manera complementaria, la CAPEM marcó “la precariedad de los argumentos hidrogeológicos que esgrime” González-José, quien al mencionar las lluvias caídas en los últimos días en la región “ponen en contacto cuencas que a priori se ven desconectadas y aisladas”.

“González reconoce en principio que las cuencas hídricas se encuentran ‘desconectadas y aisladas’, y que por ello no hay ninguna conexión entre los posibles proyectos mineros con el Río Chubut, eliminándose cualquier posible riesgo de contaminación de este curso de agua”, marcó.

“Pero por otra parte -agregó la Cámara- González-José sostiene que las lluvias ‘ponen en contacto cuencas’, sin explicar de qué manera podría darse tal evento”. 

“Es extraño pensar en la posible inundación de una cuenca como Sacanana, que permita el avance por los altos topográficos hasta las cuencas del Arroyo Perdido, Telsen o Gastre. Si las lluvias, tal como sostiene González, pudieran avanzar sobre sectores altos como Sierra Chacay (1.250 metros sobre el nivel del mar), Sierra Nevada (1.580 metros sobre el nivel del mar), o Sierra Rosada (1.250 metros sobre el nivel del mar), no explica el investigador cual sería la suerte de localidades como Gan Gan, que se encuentra a 919 metros sobre el nivel del mar”, argumentó la CAPEM.

“Queda demostrado el nivel de improvisación del investigador, que en modo alguno podría manchar el prestigio con que cuenta el organismo nacional que encabeza Ana María Franchi”, añadió.

“Finalmente, González sostuvo en la entrevista mencionada que el CENPAT no fue consultado, cuando con fecha 19 de enero de 2021 dicha institución declinó la invitación a participar de los debates propiciados para analizar el proyecto de ley, y con ello a efectuar los aportes que hoy a través de los medios pretende instalar”, finalizó.