El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) informó este jueves que la canasta básica total (CBT) tuvo un aumento de 1,6% en julio, legando así a un crecimiento del 51,8% en el último año.

De esta manera, y tras conocerse la cifra del pasado mes, una familia tipo necesitó $67.577 de ingresos mensuales para no caer bajo la línea de la pobreza.

Respecto a la canasta alimentaria, tuvo un aumento del 2,1%, por lo que para no ser considerado indigente un grupo familiar precisó $29.003.

Cabe destacar que los últimos datos oficiales sobre pobreza a nivel nacional, dados a concer en el segundo semestre de 2020, marcan que el 42% de la población es considerada pobre, marcando así un incremento de casi siete puntos porcentuales respecto del mismo período del 2019.

En cuanto a la indigencia, el crecimiento en relación a 2019 fue del 8%, quedando el 10,5 por ciento de las personas bajo esa línea.

Los datos de 2021, por su parte, se darán a conocer en septiembre, y consultoras privadas estiman un nuevo incremento en el porcentaje debido a las complicaciones económicas generadas por la pandemia.