ESCOCIA (ADNSUR) - Eileen McCann, la abuela paterna de la pequeña Madeleine McCann -la niña británica desaparecida en Portugal en 2007-, murió por complicaciones relacionadas al coronavirus, de acuerdo a lo que informa el medio inglés Daily Mirror.

El deceso de esta mujer, a sus 80 años, se produjo apenas unas semana antes de que la policía británica encontrara un nuevo sospechoso de la pérdida de Maddie y de que un fiscal alemán señalara que la niña había sido asesinada poco después de su secuestro.

Eileen McCann era viuda, mamá de Gerry -papá de Maddie- y una abuela devota de la pequeña niña desaparecida, que hoy tendría unos 16 años. Ella nunca había perdido la esperanza de volver a encontrar a su nieta.

Madeleine McCann, de 3 años, desapareció del cuarto de hotel en el que dormía, en una playa de Portugal y desde entonces su paradero ha sido un misterio para familiares e investigadores Fuente: Archivo

En el momento posterior a la misteriosa desaparición de Madeleine, en una playa de Portugal donde vacacionaba con sus padres, la mujer había dicho: "Cuando perdí a mi esposo John hace dos años, pensé que mi mundo se había derrumbado. Pero perder a Madeleine es diez veces peor".

En búsqueda de Madeleine

En aquel momento, Eileen, que trabajaba y vivía en Glasgow , Escocia, pasó muchos meses en Praia da Luz , donde la niña fue secuestrada, acompañando y consolando a su hijo y a su nuera Kate, y a los gemelos Sean y Amelie, que estaban devastados por la pérdida.

La abuela de Madeleine McCann murió por coronavirus

En ese momento, Eileen había dicho: "Mientras no encuentren su cuerpo, nunca perderé la esperanza. Cuando finalmente la llevemos a casa, ella tendrá muchísimo amor y abrazos de parte de todos nosotros".

La mujer falleció poco tiempo antes de que la policía británica diera con un nuevo sospechoso, un convicto alemán llamado Christian Brueckner, con un prontuario de abusos sexuales y actos de pederastia.

Tampoco se enteró la mujer que Hans Christian Wolters, un fiscal alemán que investiga el caso dijo esta semana, en base a declaraciones realizadas por el sospechoso, que la niña había sido asesinada poco tiempo después de su secuestro.

La abuela de Maddie fue una de las más fuertes impulsoras del lanzamiento de la campaña global para que la desaparición de la niña estuviera siempre en el centro de la atención mundial. Puso todas sus energías para encontrar o tener información acerca del secuestrador de la menor.

Tanto Eileen como los padres de Kate -abuelos maternos de la pequeña Maddie-, Brian y Susan, tenían el deseo de conocer el destino de su adorada nieta antes de morir. Lamentablemente, Eileen falleció sin saberlo.