CAPITAL FEDERAL -  De acuerdo a los valores fijados por el programa de Precios Máximos, la docena de huevos debe costar $145, y $60 la media docena. Sin embargo, es difícil encontrar la media docena a menos de $80, y los maples (que salían unos $200) ya superan los $300. El Gobierno de Buenos Aires solicitó la elaboración de un informe, que una vez finalizado habla de agresiones y venta en negro por parte del sector ovícola, que se salta los controles de precios

El huevo es uno de los productos que más ha subido durante la cuarentena obligatoria dispuesta por el Gobierno nacional para mitigar la propagación del coronavirus, y desde hace algunas semanas vienen registrando fuertes aumentos, de 60% en promedio.

El principal motivo para que esto ocurra es que la demanda de huevo ha crecido de manera considerable a partir del aislamiento social preventivo y obligatorio: cada argentino consume al año un promedio de 265 huevos, pero durante la cuarentena este consumo se incrementó en un 48%, por lo cual la producción no alcanza a absorber la demanda y el huevo falta no sólo en la provincia sino también a nivel país.

UNA "MAFIA" QUE SE RESISTE A LOS CONTROLES

Los inspectores sufren insultos, agresiones y amenazas, y denuncian una "Mafia del Huevo": productores que se saltan los controles de precios y realizan aumentos "indiscriminados" del producto ovícola, según indica el informe que llegó a manos del ministro de la Producción de la provincia de Buenos Aires, Augusto Costa, señala iProfesional

Entre otras cosas, habla de "productores de huevos que agreden a los inspectores y distribuidores que arman redes clandestinas para esquivar sus controles". Asimismo, de acuerdo al informe, "a los pequeños distribuidores y comercios les aumentan más los precios que a los grandes supermercados, aprovechándose del poder de mercado". 

"Los productores se violentan, agreden verbalmente y cierran y abren las puertas con los inspectores adentro. En ocasiones, los fiscalizadores requieren auxilio policial", indica el informe, y también se niegan a dar información:  "no hay sistema, se rompió la computadora, no anda la impresora, las facturas las tiene el contador", son algunas de las excusas.

La "mafia del huevo": los aprietes de un sector para saltearse los controles de precios

Además los distribuidores también tienen estrategias para vender en negro, en caso de que haya clausuras, "y vuelven a subir los precios luego de la inspección", apunta el informe.

Las inspecciones también detectaron subfacturación en granjas (pocas emiten facturas de manera normal) y distribuidores. Además, las subas de precios son "abusivas e injustificadas, que alcanzan el 100% en un mes".

¿SON INJUSTIFICADOS LOS AUMENTOS?

Junto a la mayor demanda, otro factor que contribuye al aumento de los huevos es que el precio del producto venía bastante atrasado antes de la cuarentena. Los productores consideran que el precio estaba entre un 50 y un 60% por debajo de su valor, a raíz de que no había demanda suficiente para absorber mayores precios.

También influye en el precio del huevo el aumento de los costos de producción. La mayoría de las avícolas debieron adaptarse a los nuevos protocolos de seguridad e higiene y realizar grandes inversiones para poder continuar funcionando con normalidad. Además, la suba del dólar impacta en algunos insumos fundamentales para la industria como el precio del maíz para alimentar a las gallinas y las vacunas que deben colocarle a los animales.

Fuente: iProfesional