Cuando la mayoría de los comodorenses aún duermen. Javier Alejandro Pavei, un vecino del barrio Quirno Costa empieza el día. A las cinco de la mañana y así sin necesitar de una alarma o un despertador se levanta como hace más de 30 años y se prepara para un nuevo día.

Javier es "canillita" en la zona del centro de Comodoro Rivadavia, en la intersección de 9 de Julio y San Martín. En diálogo con ADNSUR, el padre de 6 hijos - y ya abuelo -   contó “me levantó a las 5, preparo mi termo y el matecito que es infaltable” todos los días para llegar a las 06: 30  de la mañana - casi marcando tarjeta de horario - a su “esquina".

“Fácil hace 30 años y un poquito más llevo vendiendo diarios.  La vida acá dentro de todo es tranquila, ha cambiado mucho porque antes era más movido y sobre todo los fines de semana”, afirmó.

Asegura que su jornada de trabajo termina “hasta que vendo todo o a las 9 ya cortamos. Pero tratamos de venderlos todos, porque así llevo más ganancia a la casa”.

Alejandro hace más de 30 años que vende diarios en el centro de Comodoro Rivadavia. Video: ADNSUR

UN PIBE DE 7 AÑOS

Sobre sus comienzos, Javier cuenta que  todo comenzó cuando junto a su hermano mayor y su primo decidieron “conocer un poquito lo que era salir de casa”, en tiempos donde todos se conocían.  “Teníamos 7 u 8 años y ya andábamos acá tratando de ganar un mango”, recordó en diálogo con ADNSUR.

Ahora ya con más de 30 años de trabajo reconoce que sin dudas los tiempos han cambiado.  Si bien tiene sus “clientes” la venta ya no es la misma tras el avance de internet y la posibilidad de leer de manera digital. Sumado a la pandemia de Covid19 donde la situación económica se vio visiblemente afectada.

"El canillita en sí en cualquier momento va a desaparecer", reconoce Javier, hace más de 30 años diarero. Foto: ADNSUR
"El canillita en sí en cualquier momento va a desaparecer", reconoce Javier, hace más de 30 años diarero. Foto: ADNSUR

“El canillita en sí en cualquier momento va a desaparecer” reflexiona. “La gente grande es la que compra. Por ahí pasa un pibe que compra pero se lo lleva a su papá o al abuelo. La generación de ahora está con el celular”, afirma.

Pero no solo la manera de leer ha cambiado, la gente y la necesidad también. “Acá uno ve constantemente la gente que sale a buscar el mango”, y por eso su expectativa para este 2022 “es que mejore para todos".

Sus infaltables compañeros de la mañana; el termo y el mate
Sus infaltables compañeros de la mañana; el termo y el mate
¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!