COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - En febrero del 2012, la única posibilidad para viajar –de manera aérea- a las Islas Malvinas era a través de la empresa LAN Chile, hoy reconvertida en LATAM cuya filial en el país atraviesa serios problemas para los trabajadores.

La conectividad establece que el ‘puente áereo’ se puede realizar desde Río Gallegos hasta las Islas Malvinas un sábado por mes a la ida y el regreso a la semana siguiente. No se puede ni adelantar ni postergar el regreso. Todas esas recomendaciones están establecidas en el documento (bajo el formato de ‘declaración jurada’) con el que uno emprende el viaje. Hoy hay otra frecuencia aérea a través de LATAM Brasil que sigue la ruta entre las Islas Malvinas y San Pabo con escalas en Córdoba a la ida y a la vuelta.

Hoy, el ‘Día de la Bandera’, recordamos uno de los puntos más ofensivos para nuestra condición de ciudadanos argentinos. Cuando subís al avión, te entregan una cartilla donde te advierten que el uso de símbolos patrios argentinos o prendas de vestir representativas de nuestro país están prohibidos en las Islas porque ‘ofenden’, ‘perturban’ y ‘generan reacciones dolorosas’ para los isleños.

La violencia no sólo puede ser física, psicológica sino también moral. Es muy doloroso que intenten silenciarte tu nacionalidad y no dejar expresarte acorde a tus convicciones. Lo viví como una situación de violencia, silenciosa si se quiere pero violenta al fin.

Mientras tanto, los británicos hace pesar su ‘localía’ a través de la localización de bandera en los lugares comunes donde desayunábamos  en el hotel y reafirmaban la situación desagradable. También, se pueden observar banderas británicas en los frentes de sus viviendas. Ahí pensé, ¿Por qué a los argentinos nos cuesta sacar la bandera al frente de nuestras casas o usar remeras o pulóveres con nuestros símbolos si las naciones que son potencias las exhiben en todos los lugares? ¿Por qué colocar la bandera en la casa puede ser tomado como pintoresco y quizás hasta recibir alguna burla y para ellos es una cuestión de orgullo? Sería muy extenso profundizar en los resortes culturales, ideológicos y educativos detrás de estos enfoques.

EL CEMENTERIO ARGENTINO: EL LUGAR DONDE SE "TOLERA" LA BANDERA  

Los isleños se muestran reacios y distantes a los argentinos que visitan las Islas Malvinas. Además, son inflexibles a la posibilidad de utilizar la bandera o prendas que nos identifican. De todos modos, toleran que los argentinos podamos hacer flamear nuestra bandera en el cementerio argentino para tomarnos fotos y realizar nuestro homenaje a los soldados caídos acorde a los sentimientos del momento. Es el único lugar donde la bandera argentina se tolera.

Por estos meses, hay gestiones para poder colocar un mástil con la bandera argentina en el lugar porque allí descansan los soldados argentinos caídos en combate. Hay convenios internacionales que establecen que se pueden colocar las banderas del país de origen de los soldados. Por ejemplo, hay cementerios de efectivos alemanes en distintos países de Europa como resultado de la Segunda Guerra Mundial.

En tal sentido, hay gestiones en marcha entre ambas Cancillerías, la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur y la Cruz Roja Internacional. Así lo reconoció el propio militar británico Geoffrey Cardozo que fue uno de los encargados –junto con el equipo de Antropología Forense argentino- en la localización e identificación de las tumbas de los soldados argentinos que descansan en el cementerio de Darwin.

El periodista Rodrigo Gómez en su viaje a Islas Malvinas en 2012.
El periodista Rodrigo Gómez en su viaje a Islas Malvinas en 2012.

¿CUÁNDO LA BANDERA ARGENTINA ESTUVO EN LAS ISLAS MALVINAS?  

El 10 de junio de 1829 se creó la ‘Comandancia Política y Militar de las Islas Malvinas y adyacencias’ donde se nombró a Luis Vernet como el primer gobernador. Esta situación constituye un antecedente histórico fundamental para la posición argentina. Cuatro años después (enero de 1833), se produjo la usurpación británica y se retiraron los símbolos patrios de las entonces Provincias Unidas del Río de la Plata.

Hace pocos días, se recordó esa fecha y se anunciaron 3 medidas como la creación de un Consejo Nacional de Malvinas para consolidarla como Política de Estado, la delimitación de la Plataforma continental y mayores sanciones a la Pesca ilegal en resguardo de los recursos ictícolas y en protección de nuestra soberanía.

En 1971, Argentina y Gran Bretaña establecieron el ‘Acuerdo de Comunicaciones’ para determinar una mayor vinculación entre las Islas y el continente. Estas gestiones hicieron posible la llegada de maestras que enseñaban español en Malvinas. Además, YPF, Gas del Estado y LADE entre otras empresas nacionales se instalaron en las Islas. Uno de los puntos sobresalientes fue la construcción del aeropuerto en Puerto Argentino que fue realizado con el presupuesto público nacional y que fue inaugurado en noviembre de 1972. En aquella ceremonia, las banderas argentinas y británicas flamearon juntas a la par y a la misma altura.

Por supuesto, que luego de la recuperación del 2 de abril de 1982, la bandera argentina permaneció durante los 74 días que duró el conflicto. No hay registros de banderas argentinas en poder los británicos pero las banderas británicas que se arriaron el 2 de abril permanecen en el patrimonio de los Museos nacionales. En varias oportunidades, ‘misteriosos turistas’ ofrecieron importantes sumas de dinero para comprar esas banderas pero eso no es posible porque forman parte del Patrimonio Histórico de la Nación.

Islas Malvinas: el lugar donde portar la bandera argentina se considera una ‘ofensa’

¿VOLVERÁ A FLAMEAR LA BANDERA ARGENTINA EN ISLAS MALVINAS?

Hay situaciones que permiten ejercer un moderado optimismo como la posibilidad de conformar una Política de Estado multisectorial para que nuestra reivindicación perdure en el tiempo a la altura de la seriedad que la controversia exige.

La Cuestión Malvinas hace girar el globo terráqueo porque –hace pocos meses- el embajador de Rusia se pronunció en Ushuaia con mucha contundencia a favor de la posición argentina. Por otro lado –ante el retiro de Gran Bretaña de la Unión Europea que se conoce popularmente como ‘Brexit’- el sostén de apoyo de los países europeos a Gran Bretaña empieza a resquebrajarse. Por ejemplo, España ya volvió a reclamar con mayor contundencia por el Peñón de Gibraltar que constituye el único caso del Colonialismo en territorio europeo. En África, la Corte Internacional de Justicia de La Haya emitió una Opinión Consultiva que condena la presencia militar británica en el archipiélago de Chagos y avaló la integridad territorial de la República de Mauricio. Esto se celebró desde la Cancillería argentina porque hay varios puntos en común con la Cuestión Malvinas. Este panorama global genera un marco de renovada esperanza.

De todos modos, los británicos no se detienen y montaron un Muelle en las Islas Georgias del Sur e invierten en una mayor infraestructura portuaria en las Islas con el presupuesto del Mercado Común Británico de las colonias conocido como ‘Commonwealth’. Y además, cuentan con una Base Militar muy poderosa.  Es decir, la maniobra británica va a ser integrar las Malvinas en el sistema de las colonias para atenuar los efectos del ‘Brexit’ que también afectan su economía doméstica por sus ingresos de la Pesca ilegal e ilegítima que realizan en detrimento de los recursos que nos pertenecen a los argentinos.

Las Islas Malvinas, Georgias, Sandwich del Sur y los espacios marítimos, insulares y antárticos correspondientes son territorios argentinos. La bandera argentina volverá a flamear por la coherencia y firmeza de nuestra Cancillería en el reclamo pero –fundamentalmente-  por la perseverancia, conocimiento y compromiso que pongamos como Pueblo.

Hace pocos días, el guionista argentino Pedro Saborido en un diálogo con el Museo Malvinas señaló: “Con la Cuestión Malvinas, tenemos que avanzar unidos como un glaciar. Celebremos cada paso y no volvamos atrás”. Me pareció una buena referencia. Hoy a Manuel Belgrano, las grandes personalidades de la Historia Argentina y los 632 héroes de Malvinas nos convocan a luchar por una Argentina solidaria, plena de valores, pujante y tenaz. Es el ejemplo que nos legaron y el espejo que tenemos que honrar cotidianamente.