CHILE (ADNSUR) - Las autoridades sanitarias de Chile investigan por estas horas la posible existencia de una nueva cepa, en el marco de un preocupante incremento de casos de Covid.

Chile reportó por segundo día consecutivo más de 8 mil casos nuevos, al informarse de 8.028 contagios en las últimas 24 horas luego de que el viernes se alcanzara el número récord de 8.112 pacientes.

Las autoridades extreman recursos ampliando camas en las UCI (terapias intensivas), dado que la cantidad de personas que han requerido hospitalización alcanzó este sábado a 2.867 personas, de los cuales 2.460 están con apoyo de ventilación mecánica. De acuerdo a la información del Ministerio de Salud, existe un total de 199 camas críticas disponibles en la red integrada Covid.

Ante esta situación, algunas comunas de la región Metropolitana ampliaron para sábado y domingo la vacunación contra el coronavirus, con el fin de apurar la inmunización.

Respecto a la existencia de una "cepa chilena", además de la británica y brasileña ya detectadas en el país, que expliquen el alza de contagios, el ministro de Salud, Enrique Paris, manifestó que  "el Instituto de Seguridad Pública (ISP) está secuenciando todas las sospechas de variantes, con el apoyo del Ministerio de Ciencias".

"Hasta ahora se han detectado dos y a partir de la próxima semana se van a secuenciar 500 muestras - el doble de lo que se hacía hasta ahora- para detectar cepas nuevas que puedan explicar este aumento de contagios", detalló.

Con los 8.028 nuevos casos de este sábado, en el país se han confirmado 1.019.478 pacientes de SARS-CoV2, de los cuales 44.584 se mantienen activos, es decir, portadores del virus que son capaces de transmitirlo.

Sobre la existencia de un colapso en el sistema de urgencia del país, luego que la prensa constatara que las ambulancias deben esperar para poder dejar los pacientes, el ministro de Salud dijo que no conocía que hubiera espera en los servicios asistenciales de ambulancias, informó Clarín.

El subsecretario de Redes Asistenciales, Alberto Dougnac, señaló por su parte que "existen 3.900 camas intensivas, lo que implica una enorme presión en los servicios de urgencias", sin embargo, destacó que "tenemos un protocolo para derivar de los sistemas de urgencias lo que ha permitido que no veamos los atochamientos que se produjeron el año pasado", en alusión a la primera ola de junio de 2020.