Un insólito hecho de colaboración de la policía con los delincuentes se vivió esta semana en Rusia, luego de que una mujer miembro de la fuerza de seguridad ayudara a escapar a un fugitivo que era investigado en el país.

El hecho ocurrió en la localidad de Omsk, cuando la oficial Madina Shukenova, una policía que trabajaba en el caso, se enamoró de Mijaíl Serbin, quien debía ser enjuiciado por robo de fondos de una cuenta bancaria, y colaboró con su huída.

El hombre había desaparecido repentinamente durante el mes de junio, pero tras su captura, el pasado 26 de ese mes, la división de investigaciones logró dilucidar el por qué de su fuga, en la cual había contado con la colaboración de Shukenova.

Ahora, el acusado fue puesto bajo custodia, mientras avanza el trámite para relevar a la joven de su puesto por abuso de autoridad e iniciarle la causa judicial respectiva.