RUSIA (ADNSUR) - En un contexto crítico de la pandemia de coronavirus que azota al mundo, y en el marco de una lenta campaña de vacunación que prolonga cada vez más los confinamientos, el laboratorio que elabora el compuesto Sputnik V fue denunciado por hacer una peligrosa campaña antivacunas en redes sociales.

La denuncia fue realizada por el científico estadounidense Carl T. Bergstrom, quien advirtió que desde la cuenta oficial de Twitter de la Sputnik se publicaron diversos posteos críticos hacia otros compuestos que incluían además datos falsos sobre los laboratorios que los elaboran.

“Hoy la propaganda antivacuna viene de un... ¿fabricante de vacunas?", se preguntó el profesor de la Universidad de Washington en Seattle a través de un posteo que generó indignación en la comunidad científica.

“Por desgracia sí. El fabricante de la vacuna Sputnik V está tuiteando estadísticas absolutamente absurdas en un esfuerzo por cuestionar el historial de seguridad de sus competidores”, completó.

La campaña a la que hace referencia habla sobre un tuit de la mencionada cuenta donde se pone en duda la seguridad de la vacuna de Pfizer al afirmar que se encontraban más muertes alrededor de aquellos que habían sido inmunizados con ese compuesto que con cualquier otro, entre las que figuraba la rusa.

Además, días atrás el usuario @SputnikV había publicado un cuadro comparatorio con supuestos números  de muertes en personas que habían sido inoculadas con las fórmulas de Pfizer, Moderna, AstraZeneca, Johnson & Johnson.

“Se registraron significativamente más muertes después de la vacunación con la vacuna de ARNm de Pfizer / BioNTech en comparación con AstraZeneca y otras inyecciones de COVID-19″, explicaban desde el laboratorio.

Sin embargo, en un intento por desarticular la fake news Bergstrom afirmó que "los números de la columna de la izquierda representan los promedios a nivel de país, no ponderados por el número de destinatarios. Nadie con un ápice de comprensión cuantitativa haría esto, a menos que intente engañar”.

Y siguió: “Tomar el promedio directo de la tasa de mortalidad en Noruega, que ha vacunado a 1,2 millones de personas, y Estados Unidos, que ha vacunado a 140 millones de personas (no todas con Pfizer, en cualquier caso), es extraño. ¿Por qué incluso mostrar estos números? Porque hacen que Pfizer se vea mal”.

Insólito: el laboratorio que fabrica la Sputnik V lanzó una fuerte campaña antivacunas

“En la columna de la derecha -continúa Bergstrom- se nos dan promedios ponderados. Pero esto también es una tontería, porque los datos no se recopilan de una manera que permita comparaciones significativas. Lo más crítico, ¡estas son muertes totales, no muertes asociadas a vacunas!”, completó y cerró:  “Dado que las muertes asociadas a la vacuna serían muy bajas incluso si hubiera un problema, esperaríamos que cualquier diferencia causal por tipo de vacuna se ahogara con mis diferencias demográficas en cuanto a quién está recibiendo la vacuna”.

Además, el científico explicó que los países analizados por los rusos son muy disímiles entre sí en cuanto a cuestiones demográficas, económicas y culturales.