Surge del informe que publicó este jueves el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC): en el mes de junio, la Canasta Básica Total (CBT) registró un aumento de 3,2%, eso implica que una familia integrada por dos adultos y dos menores necesitó $66.488 para no caer en la pobreza.

De acuerdo a la estimación periódica del organismo, la CBT avanzó un 51,8% en junio con respecto al mismo mes de 2020.

Por otro lado, la Canasta Básica Alimentaria (CBA) aumentó un 3,6%. Por lo tanto, una familia de cuatro integrantes necesitó ingresos mensuales por $28,414 para no ser indigente.

En este caso, la variación interanual fue de 57,6%.

Según el INDEC, la CBA para un adulto equivalente (la unidad de referencia) fue de $9.195, mientras que la CBT fue de $21.517.

Tweet de INDEC Argentina

Antecedente de mayo

Los valores difundidos correspondientes a junio representan un salto con respecto a la anterior actualización del INDEC.

En mayo, la CBT había registrado un incremento del 2,4%, lo que lo convertía en el menor porcentaje en el año. Además, la variación interanual fue del 49,6%.

En tanto, la CBA había registrado un alza del 2,8% en comparación con abril y un aumento del 53,4% con respecto a mayo de 2020.

De todas maneras, quedó lejos de los mayores saltos mensuales de 2021: 4,6% para la CBA, en enero, y 5% para la CBT, en marzo.

Inflación: una familia necesitó casi 67 mil pesos para no ser pobre en junio

La Canasta Básica Alimentaria (CBA), que se toma como referencia para estimar los niveles de indigencia, considera "los requerimientos kilocalóricos y proteicos imprescindibles para que un varón adulto de 30 y 60 años, de actividad moderada, cubra durante un mes esas necesidades".

A partir de esas especificaciones se proyectan equivalencias para adecuar los "requerimientos nutricionales" a las necesidades de "cada miembro de un hogar".

La Canasta Básica Total (CBT) se amplía con "bienes y servicios no alimentarios" y sirve para medir la pobreza.